CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

EN LA CAPITAL PROVINCIAL

Bomberos Voluntarios de Rafaela salvaron la vida de una bebé

Cecilia y Guillermo estaban participando de un encuentro con el resto de los cuarteles santafesinos, cuando debieron intervenir de urgencia para devolverle la respiración a una pequeña. Hoy, con las pulsaciones en los estándares normales y sin la adrenalina de la situación, describen la satisfacción por haber estado en el lugar preciso en el momento indicado, y con la serenidad necesaria para aplicar las maniobras pertinentes.


locales
miércoles, 11 de octubre del 2017 | 04:00Hs

Foto: D. Camusso
imagen
Guillermo, Cecilia y una emocionante narración.

(Ezequiel Barberis). Cuando alguien asegura que la vida de una persona puede cambiar en apenas un segundo, aunque diera la sensación de tratarse de una afirmación improvisada de un filósofo de ocasión en un esfuerzo no muy arriesgado, nada se ajusta más a la realidad. Sobre todo después de escuchar el conmovedor relato de Cecilia Zapata y Guillermo Bracamonte.
Ella, oriunda de Susana pero rafaelina por adopción. Él, nacido en Córdoba capital pero radicado en nuestra ciudad desde hace 11 años. A ambos los une la misma vocación: el ser bombero voluntario, una elección que tomaron en diferentes momentos pero con la misma determinación. Y de la que hoy, más que nunca, no se arrepienten.
Esta es la historia de dos héroes que salvaron la vida de una bebé en la capital provincial días pasados, y a los que más allá de su evidente humildad, el anonimato no les es merecido.
- Guillermo, ¿cómo llegaron a salvar la vida de esa pequeña bebé?
- Fuimos a Santa Fe a la 37ª Fiesta provincial del Bombero Voluntario que se hace todos los años. Es un evento que dura todo el día, con diferentes actividades, que termina con una formación y una cena.
Cuando fuimos a la estación para prepararnos para esa formación, por la gran cantidad de unidades que había el ruido era mucho, inclusive con bocinas y sirenas. Por eso no nos llamó la atención un auto tocando bocina, pero sí nos alertó que en el movimiento una mujer se abalanza sobre nosotros, al grito de ‘¡se muere, se muere!’.
Cuando me acerco al lugar, me percato de que había una madre con una beba atragantada y sin respirar. Entonces si bien somos padres, nos preparamos para disociar nuestros roles en el momento crítico.
La tomé, le quité algunas prendas para poder realizar la maniobra que aprendimos porque estaba muy abrigada. La coloqué boca abajo y apliqué la técnica: en el primer golpecito sentí un ronquido, y en el segundo me cae alimento triturado en la mano y escuché el llanto. Eso indicaba que estaba respirando, que las vías aéreas estaban libres y que gracias a Dios estaba todo calmo y superado.
Yo tuve la misma sensación que cuando me pusieron en mis brazos a mis cuatro hijos. Se me pasaron en un segundo los siete años que llevo en el cuartel, con capacitaciones, vivencias y experiencias. Y es un orgullo ahora el pensar que pude hacer algo que permitió cambiar la vida y el destino de una persona. Eso te insta a seguir trabajando y entrenando.
- Cecilia, ¿qué sienten ahora, con las pulsaciones normalizadas?
- Recordar esa situación genera muchas cosas. En el momento de actuar somos bomberos, y los sentimientos son otros: debemos ser más fríos, para concentrarnos en aplicar de la mejor manera lo que se estudió.
Después, cuando uno se saca los borsegos y se pone los zapatos de ‘papá y mamá’, se te llena la cabeza de miles de preguntas y el corazón de miles de sentimientos. Lo primero que pensás es que pudo haber sido tu hijo, tu sobrino o cualquier ser querido. Y que debemos ser agradecidos por haber sabido cómo actuar, basados en las capacitaciones que hemos tenido.
- Son conscientes de que le cambiaron la vida a la beba, pero también a la madre…
- La mamá estaba desesperada, obviamente. Pero una vez que la bebé lloró, que se la devolvimos a sus brazos, y que se tranquilizó, volvió a sonreír. Y para nosotros verlas felices a ambas, fue una enorme satisfacción.
- ¿Habían tenido que afrontar situaciones tan extremas en otra ocasión?
- (Guillermo) Yo vengo de Córdoba, hace 11 años que estoy en la ciudad. Tuve otro tipo de eventos en los cuales me tocó intervenir, pero no como este. Porque somos bomberos, pero no dejamos de ser personas, y muchas veces tenemos que saber reconocer los límites. Y este era uno de esos límites. Yo siempre me preguntaba qué pasaría el día que me toque actuar con un menor, algo que por suerte nunca había sido necesario, y menos con un bebé.
En el momento, una vez que la bebé estaba bien, que habíamos terminado de realizar el trabajo acorde al protocolo y que el fin estaba cumplido, lo único que pedí fueron cinco minutos para sentarme. Porque es mucha la adrenalina que se vive en el entorno.
Por eso tampoco me quiero olvidar de que nosotros dos actuamos, pero había otros cuatro compañeros, y no puedo dejar de agradecerles a Cecilia Corvalán, Daniel Ambra, Adriana Ceno y Manuel Gasser. Porque contribuyeron también a tranquilizar a la madre, con un aporte humano que termina siendo grandísimo.
- Hablan de los compañeros como si fueran bastiones para trabajar más tranquilos, ¿es así?
- (Cecilia) El respaldo de un compañero es fundamental, porque no debemos desconocer que somos seres humanos y también podemos fallar. Por eso estar junto a alguien que te acompaña te brinda esa seguridad necesaria. No podemos trabajar solos.

- ¿Qué les dijeron sus compañeros y colegas luego del hecho?
- (Guillermo) Siempre dije que la gente ve al bombero como ‘el héroe de la película’, aunque en realidad un bombero puede fallar. Pero la gente quizás no se dé cuenta de esa falla, o de algún error en la técnica que se utiliza, pero un compañero tuyo sí lo ve. Por eso el hecho de que un compañero de tu cuartel te reconozca y te felicite es una gran satisfacción, pero más aún cuando lo hacen colegas de distintas partes de la provincia.
A mí me llena de orgullo vestir este uniforme, pero también me carga una responsabilidad muy grande. Entonces debo estar siempre a esa altura, sabiendo que en el momento que me llaman debo actuar, dejando de ser ciudadano, padre, esposo, hermano o amigo, para pasar a ser bombero.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de locales en el día de hoy

RPM
Libertad

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web