CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Primera parte

Camillo Benso, conde de Cavour

Camillo Paolo Filippo Giulio Benso, conde de Cavour /kaˈvuːr/, fue un político y estadista de la Italia anterior a la unificación.


Historia
miércoles, 11 de enero del 2017 | 04:00Hs

Hijo del marqués Mixol Benso de Cavour y de Adèle de Sellon, dama de origen suizo. Piamontés aristocrático de ideas liberales, durante su juventud estudió en la Academia Militar, llegando a ser oficial de Ingenieros. Poco apegado a la vida militar, dejó el ejército y se dedicó a viajar al extranjero estudiando el desarrollo económico de los países más industrializados como Francia y Gran Bretaña, documentándose en todas las innovaciones relacionadas con cualquier campo. A los 22 años fue nombrado alcalde de Grinzane, localidad en la que su familia tenía tierras.

La localidad cambió de nombre y pasó a llamarse Grinzane Cavour como agradecimiento a Camillo Benso, que fue su alcalde durante 17 años.

Sus inicios en política

En 1847 hizo su aparición en la escena política como fundador, junto a Cesare Balbo, de un periódico liberal moderado, el Risorgimento. Fue elegido diputado al Parlamento en junio de 1848. Perdió su escaño en las elecciones de enero de 1849, pero lo recuperó en marzo del mismo año, y no lo dejaría hasta su muerte.                                                                                                     En 1850, tras un apasionado discurso a favor de las “Leyes Siccardi” pasó a formar parte del gobierno de Massimo D'Azeglio, como ministro de Agricultura, Comercio y Marina; en 1851 completa su control de la vida económica del País con la asunción de las competencias de la cartera de Finanzas. En 1852 preparó con Urbano Rattazzi, principal exponente de la izquierda liberal, una coalición que lo llevó en noviembre del mismo año a la Presidencia del Consejo de Ministros.

Reformas

Una vez alcanzado este cargo, el conde de Cavour se consagró al fortalecimiento económico e industrial del Reino de Cerdeña, favoreciendo la construcción de ferrocarriles, carreteras e iniciando la construcción del túnel del Fréjus. Revitalizó la agricultura con la introducción de nuevos cultivos, la realización de obras de mejora y la construcción de canales de riego. Favoreció la creación de una industria siderúrgica y el fortalecimiento de la textil.

Reformó el ejército a través de su colaborador, el general La Mármora, y ordenó la construcción de un arsenal marítimo en La Spezia.

Política interna

En política interna Cavour fue el artífice del orden monárquico constitucional, aceptando el liberalismo en el aspecto político y en el económico, pero en realidad todas sus reformas estaban dictadas por su deseo de impedir cualquier tipo de insurrección democrática o republicana. De hecho, Cavour creía que Piamonte-Cerdeña debía entrar en una franca industrialización como medio de asegurar una economía próspera, y para ello las doctrinas liberales serían una herramienta útil, aunque sin dejar de lado recurrir al proteccionismo en caso necesario.                                    

Cavour aceptaba algunos principios de la democracia, pero insistía que el régimen político fuese dominado por una élite; precisamente estas ideas fueron motivo de sus más agrias discrepancias con el patriota Giuseppe Garibaldi, quien preconizaba una democracia que incluyera al proletariado y a los campesinos, mientras que Cavour solo consideraba aceptable la participación política de la clase media y la burguesía.                                                                                          De hecho, Cavour solía tildar a Garibaldi de “salvaje” mientras por su parte Garibaldi calificaba a Cavour de “vil intrigante”. Partidario acérrimo de la afirmación de Charles de Montalembert, “Iglesia libre en Estado libre”, Cavour se preocupó de redimensionar el poder de la Iglesia Católica en Italia, y promovió la construcción de hogares para la infancia, al mismo tiempo mantuvo una lucha tenaz contra los jesuitas, que detentaban el monopolio en las tareas educativas.

Cavour mantenía ideas conservadoras en el plano social, pero no aceptaba que el clero católico mantuviera privilegios por encima del propio Estado liberal, y consiguió que en Piamonte-Cerdeña se aprobara una ley que suprimía las órdenes monásticas contemplativas y que abolía los privilegios de la “manomorta”  y del foro eclesiástico. Esta ley provocó un gran escándalo entre los conservadores y tropezó con la oposición del rey Víctor Manuel, quién forzó la dimisión de Cavour, en la llamada “Crisis Calabiana” (26 de abril de 1855). Tras unos días, sin embargo, el rey tuvo que volver a llamar a Cavour para el mismo puesto, pero el proyecto de ley tuvo que ser abandonado en parte.

Fuente: me.edu.ar

 

 

 

 

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de Historia en el día de hoy

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


Minuto a minuto

movistar
BlasPascal

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web


Farmacias de turno

  • Corach

    Av. Santa Fe 401 - (03492) 423021
    De 8:00hs a 00:00hs

  • Modenesi

    Av. E. Salva 1016 - (03492) 441593
    De 8:00hs a 00:00hs

  • Diego Mainero

    Aconcagua y Gdor. Crespo - (03492) 502919
    De 8:00hs a 08:00hs

  • Mainero

    Suipacha 413 - (03492) 501018
    De 8:00hs a 08:00hs