CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Campeones de lo intrascendente


editorial
martes, 14 de noviembre del 2017 | 04:00Hs

Quizá es nuestro destino. Esa condición argentina, más vocación que necesidad, de tener que estar en contra de algo o de alguien para encarar una acción trivial o importante. No importa si lo que está en frente es una persona o las fuerzas de los elementos.  Podemos, así, pelearnos con alguien por razones estúpidas, casi pueriles o enfrentar a la naturaleza que ha castigado a otros con alguna catástrofe, y hacerlo con un espíritu de sacrificio digno de mártires. No nos importa ni la relación ni la escala. Todo en nosotros es desmedido.
Las redes, más que nunca, han acentuado ahora esa condición a niveles de lo grotesco. "La cheta de Nordelta", una mujer que dice ser cirujana plástica, vivir en Palermo Chico y haber comprado un departamento en ese barrio privado para su hija de 15 años, se queja en un audio de whatsapp sobre sus vecinos.
Lo que no merecía más que una simple calificación de lastimosa, ha devenido en una manifestación multifacética de repulsión; ha generado acciones de rechazo de distinto calibre y hasta se ha transformado en lema de muchas camisetas.
La estupidez tiene asistencia perfecta en la historia humana, no hay ocasión en la que no haya estado presente, ergo uno no debería asombrarse por nada. La médica es muy playa en lo que hace a cultura o sufre de una profunda confusión dialéctica. Se le mezcla la ética, la estética y la moral en una diatriba hacia sus vecinos que si hubiese durado la décima parte ya pecaría de extensa. En esa eternidad oral refiere tener "determinados códigos de estética visual y de estética moral" (sic), que la llevan a detestar a quienes toman mate; a los perros que ladran; a quienes llevan dichos canes a la piscina común (Dios nos libre de llamarla colectiva); a los hijos de esos o de otros que gritan como ellos especialmente en horas de la siesta y, divagando a lo lejos, termina en las arenas de la Playa Bristol de Mar del Plata y quienes la frecuentan, incluidos los lobos marinos.
Por otra parte, una legión de otros desconocidos como ella, desafiando condiciones meteorológicas adversas, se ha dado cita en la Playa Bristol a tomar mate, en una suerte de manifestación en su contra que no hace sino fortalecer esas aversiones que revelara en el audio viralizado.
Nada tengo contra quienes toman mate, en tanto y en cuanto no me obliguen a imitarlos, dado que la condición colagoga de la infusión tiene sobre mí efectos devastadores. Pero me parece deplorable que haya quienes irrumpen en una piscina colectiva con sus canes, al igual que grandes y/o chicos vociferantes que alteran la sagrada siesta, hecho que podría motivar dirigir mis oraciones a Herodes. Me da igual que la gente vaya a la Playa Bristol, a Isla Margarita o a las pedrosas orillas del Pacífico frente a Tacna, en tanto no me obliguen a acompañarlos.
No muy diferente que el audio de esta señora era un relato de 1971 del (entonces duo) Gasalla y Perciavalle, en el que, aunque en solfa, se referían a los pobres. Parodiando a un supuesto aristócrata ponían en su boca una serie de torpezas y calificaciones que hacían desternillar de risa a un sector burgués, de una clase media en ascenso, que internalizaba como propias ciertas molestias que les provocaba la presencia – ni siquiera la interacción – de los pobres, sin darse cuenta de que se estaba riendo de sí misma y de sus orígenes. Ni Gasalla ni Perciavalle se jugarían hoy con algo así, so pena de caer en manos del Inadi.
Si bien el tema es intrascendente ha movido muchos más esfuerzos que el que merecerían buenas causas. Quejarse de la condición estética o las aficiones de los demás es moralmente lamentable, hacerlo frente la falta de respeto, es un derecho. Pero en general toda esta ridiculez, que no merecía otro destino que el olvido, se transforma en un elemento que concita odios y opiniones. Algo de lo que tenemos superávit.
Quizá el día que nos decidamos a ocuparnos de lo trascendente, dejando de lado la estupidez, comencemos a crecer desde la ética y el respeto.
[email protected]

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de editorial en el día de hoy

Libertad
RPM

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web