CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Día de Muertos en México

Cuando la muerte encuentra la vida

Las celebraciones del Día de Muertos en México son de las más significativas para su población, que se prepara para recibir y agasajar a sus difuntos durante varios días. Pase y lea sobre esta asombrosa tradición ancestral.


Historia
lunes, 13 de noviembre del 2017 | 04:00Hs

imagen
Tumbas decoradas en el Cementerio de Xoxocotlán.

A esta altura ya tenemos más que clara la capacidad de México para generar y desarrollar culturas ricas y significativas. En estos dos meses que llevamos en el país hemos tenido contacto con infinidad de culturas, cada una completamente distinta de la otra. Es así como esta vez tuvimos la fortuna de presenciar una de las celebraciones más tradicionales y características de este país: el Día de Muertos.

En nuestro caso, nos tocó estar en la bella ciudad de Oaxaca, situada en el estado del mismo nombre. Si bien esta es una celebración a nivel nacional, es casualmente en este estado donde se celebra con mayor fuerza y tradición.

El Día de Muertos es el resultado de una fina fusión entre las tradiciones ancestrales (prehispánicas) y el culto Católico introducido por los españoles durante su conquista iniciada en el siglo XVI por Hernán Cortés. Se celebra entre los días 31 de octubre y 2 de noviembre de cada año y en esencia, durante esos días, los muertos regresan espiritualmente a la tierra para visitar a sus seres queridos.

Los muertos son agasajados y enaltecidos con preciosos altares construidos en el lugar más importante de la vivienda de cada familia y en diferentes lugares públicos. Estos altares están adornados principalmente con flores de Cempasúchil las cuales, según cuenta la leyenda, funcionan de guía para que los muertos sigan su aroma y puedan encontrar el altar sobre el cual, además, se colocan sus fotos junto con ofrendas tales como comidas y bebidas que ellos solían adorar en vida. Hay quienes también colocan vasos de agua para que puedan hidratarse luego del largo viaje que han tenido que transitar para regresar a la tierra que los vio nacer. Incluso, algunas personas colocan jabón y toallas para que puedan asearse y estar más cómodos durante la estadía.

Tal como mencionamos al inicio del artículo, en el estado de Oaxaca es donde el Día de Muertos se celebra con mayor ímpetu. Este estado está dividido en 8 regiones cada una de las cuales tiene tradiciones particulares y hasta diferentes formas de construir el altar. Por ejemplo, en la región del Istmo de Tehuantepec, acostumbran a colocar un arco a la entrada del altar hecho con cañas el cual representa el portal del inframundo por donde regresarán los difuntos en este día tan especial, y que también sirve como marco para colocar fotos, colgar fruta, imágenes religiosas y cruces o crucifijos. Algunos altares tienen varios niveles donde se colocan las ofrendas, las velas, la comida, las bebidas y la vasija para el copal (resina aromática vegetal) que se sitúa en el séptimo nivel, la cual tiene por función purificar y, al mismo tiempo, guiar al difunto en su regreso a la tierra. Por ejemplo, un altar con dos niveles representa el cielo y la tierra; uno con tres niveles el cielo, el purgatorio y la tierra; el de siete niveles simboliza los siete niveles para llegar al cielo.

El 31 de octubre a la noche tuvimos la oportunidad de presenciar la tradicional velada que se realiza en distintos cementerios y panteones de la ciudad de Oaxaca. En nuestro caso, concurrimos al panteón de la ciudad de Xoxocotlán que es uno de los lugares más representativos de esta tradición.

Para nuestro asombro, luego de ingresar al cementerio (el cual lejos estaba de parecer uno), lo primero que sentimos fue mucha vida: todos los familiares de los difuntos decoran los panteones y tumbas con flores de Cempasúchil, velas, tapetes (que son asombrosos dibujos hechos con arena sobre la tumba del difunto). Esta tradición se extiende durante toda la noche, hasta el día siguiente por lo que para poder soportar la noche larga y fría llevan comida y bebida, principalmente mezcal, que es la bebida más típica del estado de Oaxaca.

Pero nuestro asombro no culmina aquí. Incluso había mariachis reunidos alrededor de los panteones cantando canciones típicas en honor a los difuntos y para amenizar la velada.

El ambiente era completamente festivo y no daba lugar a la tristeza, ya que ese es el día en el cual los seres queridos ya difuntos vuelven a la tierra para estar junto a sus familias.

En nuestro caso, al haber sido criados en una sociedad que tiende a negar la muerte, recibimos un gran impacto al presenciar esta tradición. Aquí en México la muerte es naturalizada y en algunas culturas hasta es bienvenida. Realmente pudimos sentir que la muerte es tratada como parte de la vida. Incluso, pudimos leer muchas frases expresando ese carácter equitativo que tiene la muerte, es decir, que se aplica a todos y cada uno de nosotros sin distinción de ningún tipo.

Sin lugar a dudas, luego de presenciar el Día de Muertos en México, la percepción de la vida no es la misma. Toda nuestra admiración y respeto hacia el Pueblo Mexicano, que mantiene viva sus tradiciones, con convicción y con orgullo.

 

Si quieres ver más fotos de estos sitios o conocer otros destinos, visitanos en www.facebook.com/latinakombi

 

Fuente: Latinakombi

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de Historia en el día de hoy

Libertad
RPM

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web