CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Columna de opinión

Cuando la tribuna es la mar


yo opino
lunes, 24 de abril del 2017 | 04:00Hs

Foto: D. Camusso
imagen

"Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió: ´Papá, por favor, ayúdame a mirar´", El Libro de los Abrazos, Eduardo Galeano.
La de este domingo fue una de esas tardes en donde apelé a la magia de la radio, a la descripción de esos mentirosos profesionales que son los relatores de fútbol, tipos que creen ver una jugada maravillosa en cada ataque, y que nos mantienen con el corazón en la boca aunque el juego sea tan pálido como el de ayer. Pero necesité del Flaco Foglia para que me cuente lo que veía allí, donde vive la pasión de este juego hermoso que es el fútbol, para que me describa esas mismas tribunas que yo miraba. Me sentí como el pibe que le pedía a su padre por "la mar". "Flaco, por favor, ayúdame a mirar", le imploré. Es que tal vez haya sido este el último partido con semejante marco en algún tiempo. Y valía la pena gozarlo en medio de tanto espectáculo miserable, en el que los asesinos siguen reinando. Algo está claro, el equipo de Llop, que no merece descender, igualmente puede bajar de categoría porque la realidad del promedio manda. Pero la gente no va a descender. Esta gente es de Primera más allá de donde juegue la Crema.
Temía por tener que sufrir el juego. Es que venía el grande que aprendí a conocer en la imagen de las figuritas, en las páginas coloreadas de El Gráfico y en el relato inolvidable de Fioravanti. Y llegaba puntero, más allá de un par de encuentros anteriores que lo desmerecían. Porque Boca es Boca, vaya tontería. Pero encontré un Atlético sólido como pocas veces a la hora de defender, aunque esto le haya costado protagonismo cuando debía mirar el arco de enfrente. Se controló al líder del campeonato y en un partido sin situaciones tuvo una tremenda en los pies de Emiliano Romero a solo cinco minutos del final, pero la pelota estalló en el travesaño y la Diosa Fortuna le hizo un guiño al poderoso.
El 23 de abril es un día rico en hechos. Es el día mundial del libro, del idioma y es San Jorge. El mismo que la leyenda cuenta como mató al dragón y salvó a la princesa, a la que le regaló la rosa que nació de la sangre sin vida del monstruo alado. Patrono de los Scouts, Defensor de la Iglesia, Patrón de Georgia, Patrón de Inglaterra y Patrón de Catalunya. Sí, de Catalunya, de donde es el Barcelona de Messi. Ese equipo maravilloso que vive ahora atado a los designios del mejor del mundo y que, a la misma hora que jugaban Atlético y Boca, derrotaba en el último segundo al odiado Real en Madrid. Es decir que Leo clavó su espada en el orgullo de Cristiano Ronaldo y le ofreció su camiseta, como si fuera una rosa, a la gente blaugrana como si él mismo fuera San Jorge.
 Atlético jugará, si esta nueva versión de la AFA no lo cambia el domingo 30. Ya revisé la historia. Mire, el 30 de abril es San Amador, San José Benito, San Pelegrín, San Pomodiano y San Eutropio de Saintes. ¡Atención a los dirigentes de la Crema! Busquen por este lado. No será fácil encontrar alguien como San Jorge, que mataba dragones, pero alguno de estos debe ser un héroe o algo así, alguien que nos dé una mano desde arriba. Bueno viejo, busquen y le ponemos el escudo a la camiseta. ¿O se les ocurre algo mejor? Porque este equipo juega bien, o no tanto, pero no desentona. Se para de igual a igual en la cancha de Independiente y lo pone pálido a Boca, pero cuando merece ganar no gana y ante la primera adversidad, pierde puntos fundamentales para su intención de salvarse.
Hace ya un par de semanas dejé clara mi intención de gozar del presente evadiéndome de la realidad del promedio del descenso. Y lo sostengo. Como este domingo de sol intenso, cielo celeste y aires de primavera, aunque sea otoño, y juego virtuoso ausente en el verde césped. Pero la mar de las tribunas justificó mi felicidad. Fundamentalmente ese mar celeste y blanco que hizo olas con banderas inquietas. En la tarde del domingo, cuando la gente fue de Primera. Y sin posibilidades de descenso.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

libertad030517
RPM

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


5RTv El canal de Santa Fe en vivo

RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

Encuesta

¿Crees que Atlético se va a salvar del descenso?


Sí, se salva
No, no le alcanza
Votar

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web