CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

LA OTRA MIRADA

Cuando uno y cero no es diez

"Todo lo que nos ocurre, incluso las humillaciones, las desventuras, los bochornos, todo nos es dado como material o como arcilla, para que modelemos nuestro arte", Jorge Luis Borges (1899-1986); de una nota en el diario "Clarín" del 30 de diciembre de 1982.


yo opino
martes, 21 de noviembre del 2017 | 04:00Hs

El  material  era  excelente. Repase,  un  escenario  de  Primera división, una ciudad que vive  el  fútbol  como  pocas  y presenta  sus  tribunas  tapizadas de color y pasión, la televisión  a  través  de  Internet  que esta vez no se tilda y al menos muestra el partido como en la cancha, dos clubes con toda la historia del ascenso encima, y varios  nombres  que  al  leerlos en la planilla ilusionan. Material  suficiente  para  modelar arte  futbolero.  Pero  no,  nada de eso, el partido fue un bodrio, un atentado a nuestro orgullo. Ese que nos hubiese permitido enrostrarle a la dueña de casa "ja, no te dejamos ver la novela, pero mira, disfruta de esta maravilla, el más hermoso juego del mundo". ¿Y ahora? Ahora habrá que ver Las Estrellas o El Sultán hasta el final y sin quejarse.  Ah,  me  olvidaba. ¿Usted  lo  vio  al  árbitro?  En serio.  ¿Lo  vio?  Dígame  si  no era  el  Quico.  El  tipo  estaba vestido de negro con bordecitos blancos, medias naranja, y los cachetes  inflados.  Y  actuaba como  Carlos  Villagrán  con  la pelota  bajo  el  brazo.  ¡Era  el Quico!  En  un  momento  de  locura dentro de un partido loco, el  Quico  se  cayó  como  si  lo hubiese golpeado Vin Diesel, el de  Rápidos  y  Furiosos,  se  levantó y siguió dirigiendo. ¡Igual de mal! Allá  por  los  años  setenta brillaba  la  Mahavishnu  Orchestra, una banda de virtuosos liderada por el genial guitarrista John McLaughlin. Ellos, que hacían una música de fusión muy vanguardista, tenían un tema curioso, una suerte de guiño musical llamado Resolution. Búsquenlo en YouTube y de paso escuchen todo Birds of fire  (1972),  que  es  una  obra maestra. Se trata de un breve e  intenso  in  crescendo  que... jamás resuelve. Queda ahí, en la última escala, en un agudo que se esfuma y nos deja anhelantes, abiertos, con el corazón palpitante. Así fue el comienzo de ambos tiempos, pero rápidamente  la  ilusión  de  juego  se esfumó y nos quedamos con las ganas. "El fútbol tiene un mecanismo  de  precisión.  La  precisión consiste en dársela a un compañero, el mecanismo en saber por dónde y cuándo. Como cada zona del terreno tiene sus propias claves existen los especialistas: tipos que conocen el terreno. Cada animal futbolístico debe vivir su profesión en el hábitat donde se siente cómodo para que le pueda dar continuidad  a  sus  virtudes",  asegura Jorge Valdano. En Atlético parece  que  nadie  está  en  su habitat.  La  enemistad  futbolística entre los jugadores termina siendo inevitable. No pasa por la actitud, que siempre ha sido buena, sino por la ausencia  en  el  centro  del  campo  de exploradores que conozcan los caminos  que  acceden  a  los delanteros....Hablando  de  caminos,  hay  uno  que  suele  llevar  al  gol.  Mientras  los  arcos se sigan poniendo en el medio, la mejor manera de encontrarla es corriendo de afuera hacia dentro.  Eso  le  falta  al  que  es hoy por lejos el mejor jugador de  la  Crema,  Mauro  Albertengo.  La  directiva  del  banco para  él  parece  ser  que  debe desbordar para asistir a Gonzalo Klusener. ¡Pero Klusener nunca  está!  Si  los  hinchas  de La  Gloria  se  decidieron  a  silbarlo cuando lo cambiaron, en el final del partido, porque recién  ahí  se  dieron  cuenta  de que se trataba de un emblema moderno de Talleres. El punto es bueno si se tiene en cuenta que se jugó de visitante  y  ante  Instituto.  Pero fundamentalmente si este punto  se  suma  a  los  tres  que  se juegan de local. No parece estar  fuera  de  casa  el  problema de  Atlético  sino  en  el  mismísimo  Monumental.  Lucas Bovaglio ha cambiado la forma de parar al equipo, lo que muestra un signo de madurez, pero su siguiente decisión debe pasar por sentar a aquellos jugadores que pasean sus apellidos ilustres en la cancha como sombras. Si en el próximo partido estos se rebelan y respaldan al entrenador  que  los  mantiene, será un acierto de este. Pero en cada encuentro que no funcionan, el que paga es el equipo. Repito, el uno suma tras el cero  en  ambos  arcos.  Pero  el rendimiento  nunca  se  acerca al diez. Y entonces la ecuación se  vuelve  negativa.  Como  el ánimo  del  hincha

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

RPM
Libertad

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web