CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

CRIMEN DE GABRIEL RIVAINERA EN EL 2 DE ABRIL

Dictaron prisión preventiva contra los tres imputados

Lo dispuso el juez Alejandro Mognaschi, que no fijó plazos para la medida cautelar. Desestimó la petición de los abogados defensores para que se califique al hecho como “homicidio en riña”, que tiene una expectativa de pena de dos a seis años de prisión. Crudo relato del fiscal sobre la pelea y los antecedentes de una rivalidad que terminó en un hecho trágico.


sucesos
sábado, 18 de marzo del 2017 | 04:00Hs

Foto: Castellanos
imagen
El Dr. Mognaschi desestimó la postura de los abogados defensores.

Al mediodía del jueves 29 de diciembre de 2016 la gente que apuraba sus compras en el centro rafaelino en las vísperas de la despedida de año se alarmó cuando varias patrullas policiales se movilizaron hacia la esquina de San Martín y Alvear, más precisamente al local de la empresa Finan Ya. El alerta se había activado ante un llamado al 911 que indicaba un hecho de sangre en ese local y la celeridad de los policías era porque se temía que hubiera ocurrido un asalto en el lugar. Hasta el propio subjefe de la Regional V, que estaba en la zona, llegó entre los primeros. Enseguida se supo lo que había pasado: dos lavacoches que venían peleando habían ingresado al local y uno de ellos lo había herido al otro con el fondo de un envase de vidrio roto, al que utilizó como arma. Manchas de sangre por doquier, el vidrio de la puerta de entrada roto y heridas cortantes en uno de los implicados eran el resultado de la pelea.
No se supo mucho más, aunque se activó un debate por la conducta de los lavacoches, muchas veces cuestionada por las peleas y otros hechos que protagonizan en la zona céntrica. No trascendió ni la identidad del agresor ni la del herido.
Ayer se supo quiénes eran. Citando a un testigo, el fiscal Guillermo Loyola reveló que la víctima de ese hecho resultó ser Matías Félix "Chirola" Funes. Y que el agresor era Gabriel "Loquillo" Rivainera. No fue la primera vez que peleaban. Ya habían tenido un encontronazo público en la plaza 25 de Mayo. Y otras disputas hubo en el barrio. La pelea final y definitiva se produjo en los primeros minutos del domingo 12 de marzo, cuando Rivaneira arrancó un palo tutor de una planta ubicada en la esquina de Gandhi y Brunelli y fue hasta la casa de Ghandi 2523, donde vive Chirola, en el barrio 2 de Abril. No lo sabía, pero iba en busca de su destino.

 

El comienzo del final

 

"Venite, puto, que estamos acá, no te tenemos miedo, estamos acá". Eso le gritó a Rivainera -según la descripción de fiscal Loyola, citando las palabras de una testigo clave en el caso- una pareja que estaban parados frente a un kiosco, en Ghandi y Cetta. Allá fue Gaby Rivaneira, que ya estaba con Mauro Alexis Gómez, un amigo suyo. Siempre el relato del fiscal, Gómez declaró que los gritos venían de Matías "Chirola" Funes, Mauro Nicolás "Gringo" o "Villa" Yacob y Gisela "Chanchi" Acosta.
"Loquillo" también llevaba una botella de cerveza en una de sus manos y la arrojó contra el grupo. Fue el principio del final, porque ahí se inició una confusa gresca a la que habrían visto varios testigos, los cuales difirieron en su visión la dinámica de los hechos: mientras unos sostuvieron en sus testimonios que Chirola salió con un tutor de madera para sostener plantas en sus manos; el "Gringo" Yacob con un perfil de hierro de 1,20 metros de largo y 4 cm. de ancho; y que la "Chanchi" Acosta también estaba con un palo en sus manos.
Gómez aseguró en su testimonio que fue Yacob el que le derribó a Rivainera con un golpe del perfil de hierro. "Lo dejó chanta", resumió, con el lenguaje del barrio. A partir de allí hay relatos coincidentes, en distintos momentos: los atacantes -fueran estos uno, dos o los tres- la emprendieron contra el cuerpo exánime de Rivainera.
"El Loquillo vino a agitar. Salimos con el Chirola y le dimos masa. Miren como dejó la moto". Alterada y todavía a los gritos por la situación, es lo que habría dicho Acosta en alta voz cuando llegó la policía, alertada por un llamado al 911. Es lo que conta en el acta policial citado por Loyola. Loquillo ya estaba herido de muerte, pero Yacob y Funes habían desaparecido de la escena, presuntamente huyendo en una moto.
A Acosta la comprometen otros testimonios. Aunque no todos coinciden en que estuviera armada con un palo tutor ni que participara activamente en la golpiza -de hecho, durante la audiencia de ayer los imputados negaron con gestos varios aspectos del relato acusatorio, aunque se negaron a declarar-, el fiscal citó a testigos que indicaron que la Chanchi gritaba "pegale, pegale, rematalo a ese hijo de puta mal nacido" (sic) y otros gritos: "te la dimos, hijo de puta, la concha de tu madre, rematalo, dale, dale" (sic). Sentada detrás de los abogados defensores Germán Verna y Cecilia Alamo, al lado de Yacob y delante de Funes, Acosta se mordía el labio inferior y negaba con la cabeza mientras el fiscal repetía algunos de los testimonios que constan en el legajo.
Algunas cuestiones no quedaron claras. Por ejemplo, en qué momento se produjo la disputa por una Motomel 150 cc que apareció en la vereda de la casa de calle Ghandi, con signos de roturas. ¿Fue antes que Rivainera arrancara el palo tutor de la planta ubicada en la esquina frente a la escuela para ir en busca de sus rivales? ¿Fue después de eso? Son detalles que ahora la investigación deberá aclarar, en uno u otro sentido.
Sí están claras las causas de la muerte. No hubo disparos, aunque una testigo asegura haber visto "dos fogonazos" y el llamado al 911 alertaba sobre un "herido de bala". En realidad, quien llamó vio a Rivainera ensangrentado y creyó que era producto de un disparo. El informe preliminar de la autopsia, elaborado por el Dr. Rodolfo Arancibia, dejó constancia que Rivainera murió "por un shock neurogénico e hipovolémico agudo por severa hemorragia intracraneal difusa, por compromiso de tronco encefálico por inundación de sangre en canal raquídea, consecuencia de fracturas múltiples en hueso de cráneo de base y bóveda (estallido de cráneo), particularmente en la región parieto-occipital derecha y occipital, a causa de impactos contusos, evidenciadas con cuatro lesiones contuso cortantes en cuero cabelludo, aplicados con pronunciada violencia con objeto duro, resistente y con bordes angulosos".

 

 

"Convergencia intencional"
La hipótesis del fiscal Guillermo Loyola–avalada por el juez Mognaschi- apunta a que existió una "convergencia intencional" de los imputados para actuar en contra de Rivainera. No por algo premeditado, sino por una reacción "instantánea". Para Loyola, todos tenían palos, "pleno dominio del hecho y todos tenían conocimiento y voluntad" homicida. Incluso resaltó que no hubo un golpe mortal, sino varios, y que fueron aplicados en su mayoría cuando "Loquillo" ya no podía defenderse.
Los abogados defensores Germán Verna (Funes y Acosta) y Cecilia Alamo (Yacob) plantearon la hipótesis del homicidio en riña, que a diferencia del homicidio simple que pregona el fiscal –de 8 a 25 años de pena- tiene una previsión mucho menor, de 2 a 6 años de prisión, dejando abierta incluso la posibilidad de una pena de ejecución condicional.
Verna sostuvo que "hubo el acometimiento recíproco que exige el homicidio en riña" –es decir, todos buscaron agredirse mutuamente-, pero no se puede hablar de "convergencia dolosa" para el crimen. "Fue una riña con desenlace trágico", coincidieron, aunque Alamo procuró fortalecer la posición de su defendido citando a algunos testigos que indicaron que solo Funes remató a Rivainera cuando estaba en el piso, mientras Yacob se peleaba con Mauro Gómez.
En definitiva, Mognaschi resolvió la preventiva sin plazos para los tres imputados.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Libertad
RPM

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web