CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

COLUMNA DE OPINIóN

El cuadro nuevo y el país de las maravillas


yo opino
martes, 29 de noviembre del 2016 | 04:00Hs

Foto: Telam
imagen

"Me pregunto si he cambiado en la noche. Déjame pensar. ¿Era la misma persona cuando me levanté esta mañana? Casi pienso que puedo recordar sentirme un poco diferente. Pero si no soy la misma, la siguiente pregunta es ¿quién soy en el mundo? ¡Ese es el gran puzle!". La Liebre Marcera, Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carrol (1832-1898)
Córdoba. Amo esa provincia. Sierras, ríos de montaña, lagos de aguas transparentes, aires de vacaciones... "Talleres". "¿Qué?", pregunté ante una voz que sonó no sé bien de dónde. "Que Talleres es de Córdoba", vuelve la voz. "Está bien, hablo de la provincia, no de la capital", le respondo no sé a quién y con un dejo de bronca. Entonces corrijo. "Hay ciudades y pueblos maravillosos. Como Porteña y Alicia, por ejemplo". "¿Alicia?", vuelve a preguntar la voz. "Si viejo, Alicia, un lugar digno del país de las maravillas. Un pueblo de 3.600 habitantes, cerquita de Las Varillas, a 100 kilómetros de San Francisco, extraordinario generador de jugadores de fútbol como Gianfranco Ferrero o Ramiro Macagno. ¿De Porteña no le hablo, no?", digo ya medio agrandado cuando faltan quince para que termine el primer tiempo, la señal de la tele se corta y Crónica vuelve sobre las imágenes de un desastre en un baile de Jujuy, mientras me vuelvo loco buscando en la computadora cómo sigue el partido. Solo falta la placa roja que cuenta los días que nos separan del verano para terminar de encenderme. "Porteña es ciudad, pero tiene el alma de un pueblo, y también de ahí han salido futbolistas maravillosos como…". "Sí, ya sé, como Barovero. Ni me lo nombre, que yo soy de Boca". "Claro, Marcelo, el ídolo de la Crema, que adoptaron los de River a pura envidia. El mismo arquero que no ven los técnicos del seleccionado, pero que tiene un cuadro en el lugar más preciado de su Porteña natal. ¿Sabe qué? Sería bueno que vayan haciendo lugar para otro. Y lo pongan a Gudiño en una corrida a puro grito de gol, como el de anoche", le digo y corto enseguida, porque vuelve la imagen. Pero ya no hay respuesta. Mejor, no sea cosa que me distraiga y rompa alguna cábala antes del descanso.
Algo pasa por las noches en alguno de nosotros. O en medio de los sueños. Tal vez tendría que preguntarme como la Liebre Macera si soy el mismo al levantarme. El sábado, por ejemplo, me fui a dormir dos a uno abajo en la Davis. Sí, ya sé que se trata de otro deporte y que yo estoy lejos de haberlo jugado. ¡Pero sufrí como todos! Lo cierto es que me levanté y me di cuenta de que igual seguíamos vivos. Pero Delpo perdió los dos primeros y me quedé dormido en el sillón. No fueron más de diez minutos, pero cuando desperté me sentía distinto. De lo que vino no le cuento porque seguramente usted sintió lo que siento yo. Y ese mismo domingo me fui a la cama pensando que podía escribir sobre Atlético y San Martín, Al igual que después del dobles en Zagreb me perecía que todo estaba perdido y pedía a gritos que llegue el receso para ver si el equipo de Llop podía recuperar la memoria. Es que en esa cancha nunca nos fue bien. Pero en la noche de lunes se dio el milagro. Ganamos. Sí, ganamos. ¡Y goleamos! Yo soy el mismo de siempre en este Puzle que es la vida. Son los jugadores cercanos a mis afectos los que parecen los que han vuelto a su forma natural de talentosos ganadores.
Es que no solo ganamos, algo que nos vuelve el alma al cuerpo y nos pone en el sitio de la tabla que este equipo merece, sino que además, lo hicimos con goleada. Este Atlético, que sufre tanto para lograr en el arco de enfrente lo que en general su juego genera, hizo tres goles en un mismo partido. Sí, tres. No uno, ni dos. Tres. Una triada, símbolo sagrado para las culturas antiguas; un número místico, mágico, misterioso. "Omne trinum perfectum" (todo número tres es perfecto), se entusiasmaba Virgilio, el poeta romano, 30 años antes de Cristo. Vini, vidi, vinci. Tres. Fantástico.
Y además, dos de esos goles los hicieron los tipos que nosotros esperamos que los hagan como Itabel y Albertengo. No porque los otros no sean bienvenidos, que en realidad hasta aquí han sido fundamentales, sino porque el hecho de que los delanteros hagan goles siempre es una noticia tranquilizadora. Atlético parece haber superado aquella maldición que significó el desgraciado gol de River. Como si por fin el temporal hubiese pasado se regaló una victoria esperanzadora que lo reconcilia con la raíz de este equipo.
Mientras cuelgo un par de cuadros, además del de Gudiño, vuelvo a repasar cada título de CASTELLANOS y de los medios de mayor llegada. No me quiero dormir. No sea cosa que todo vuelva a cambiar. Es que me siento en el país de las maravillas

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


Minuto a minuto

CAMARA DE DIPUTADOS DE SANTA FE
BlasPascal

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web


Farmacias de turno

  • Blatter

    Av. Santa Fe 1446 - (03492) 436269
    De 8:00hs a 00:00hs

  • Castellano

    Bv. Lehman y A. Alvarez - (03492) 427620
    De 8:00hs a 00:00hs

  • Nocete

    Bv. Roca 1134 - (03492) 502917
    De 8:00hs a 08:00hs

  • Operto

    Bv. H. Yrigoyen 229 - (03492) 422370
    De 8:00hs a 08:00hs