municipalidadrafaela
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Historias de tenis: Abierto de Australia

El templo de las leyendas

En las canchas de Melbourne Park ya se vive la segunda semana del primer torneo de Grand Slam del año. Sin argentinos, con Novak Djokovic y Andy Murray tempranamente eliminados, pero con la posibilidad latente de que las dos leyendas que marcaron la historia de este milenio junto al serbio y al británico, Roger Federer y Rafael Nadal, estén en la final.


yo opino
lunes, 23 de enero del 2017 | 04:00Hs

El recuerdo permanece imborrable para los argentinos que pasamos los cincuenta y seguimos desde hace largo rato al tenis mundial. El viejo estadio Kooyong, con un césped que buscaba diferenciarse de Wimbledon, siempre fue propicio para Guillermo Vilas. Es que él, como en tantas otras áreas del tenis de nuestro país, también fue pionero en un sitio que la mayoría de los jugadores nacidos en estas tierras ignoraban. Allí Willie ganó un Máster (1974) y dos Abiertos (1978 y 1979) y llegó a otra final en la que cayó derrotado por el mortífero saque de Roscoe Tanner. De eso ha pasado mucho tiempo, pero la atracción del primer Grand Slam de la temporada mantiene para nosotros su fuerza.
Por aquellos momentos el Abierto de Australia era considerado el menor de los cuatro o el cuarto grande, luego de Roland Garrós, Wimbledon y el U.S.Open. Porque la F.I.T. lo mantenía ubicado al final del año y porque los premios estaban lejos de los que entregaban los otros tres. Su reubicación en el calendario -se juega durante la tercera y cuarta semana de enero-, el aumento en el dinero que entrega y sobre todo, su traslado a las canchas duras del complejo que entonces se llamaba Flinders Park, en Melbourne, lo convirtieron en otro verdadero Grand Slam. La construcción, inaugurada sobre fines de 1988, de este paraíso tenístico ubicado a cinco minutos del centro de la ciudad y a un costado del río Yarra, significó la expansión modernista de este deporte. El último gran cambio fue la construcción de los estadios Rod Laver Arena y el Hisense Arena, y el reemplazo de la superficie Rebound Ace por la Plexicushion, que permite que las pelotas vayan a menor velocidad, absorban poco calor y desgasten menos a los jugadores, algo similar a lo que se hizo en el U.S. Open. Hoy Australia no solo recibe a todas las grandes figuras sino que para ellas es el punto de partida de cada temporada y la posibilidad de empezar el año levantando ese título y soñando con pelear por el número uno del mundo.
La historia de este Open muestra muchas variantes y cambios, incluso durante la Primera Guerra Mundial. Se modificó su nombre, la sede y hasta la superficie que se utiliza. Muy distinto a Wimbledon, por ejemplo, donde mandan las tradiciones aún por sobre los intereses económicos. El torneo fue creado en 1905, y en principio era llamado "Campeonato de Australia". En la primera edición hubo solo 17 inscriptos y el torneo comenzó como una excusa para darle rodaje al equipo de la Copa Davis de ese país. Ese sería el comienzo de lo que hoy es una empresa que convoca más de 500.000 personas durante dos semanas, factura millones de euros y ya es el certamen más importante de Oceanía y Asia. La primera final en Melbourne fue disputada en  Warehousemen’s Cricket Ground en Albert Park, una cancha de cricket, entre Rodney Heath, el campeón, y Arthur Curtis, y fue presenciada por 5.000 personas. Las sedes siempre rotaron, y así el torneo pasó por Sydney, Melbourne, Adelaida, Brisbane y Perth, y un par de veces (1906 y 1912) se mudó a Nueva Zelanda. Incluso, en 1909, la prueba se disputó en el zoológico de Perth. Después de la interrupción por la Primera Guerra Mundial, el torneo pasa a llamarse Open de Australia, como se lo conoce hoy en día. En 1927 se inició la competición femenina, justo un año antes de que se produjera la primera participación de un extranjero: el francés Jean Borotra. Desde 1927 hasta 1968, año en el que se empezó a hablar del torneo como el "Open australiano", no se permitió la participación de jugadores profesionales. Los torneos se jugaban sobre hierba en Kooyong, en el sureste de Melbourne, pero en 1988, y ante la pérdida de notoriedad, se decidió trasladar la competición a su ubicación actual en Melbourne Park, un nuevo complejo con pistas de tenis de cemento. Mats Wilander ha sido el único jugador capaz de ganar el torneo sobre hierba y sobre cemento. Entre 1977 y 1985 se disputó en el mes de diciembre, volviendo a su ubicación original en enero de 1987. Por esa razón, en ese año se celebraron dos ediciones, una en enero y otra en diciembre, y en 1986 no se jugó. Una anécdota más, de las tantas increíbles que se cuentan. En 2008, y tras 20 años usando las pistas de Rebound Ace, se decidió cambiar el material del piso de juego, por Plexicushion. Este cambio, hizo que todos los torneos preparatorios para el Open de Australia también utilizaran esta superficie.
El trofeo individual femenino lleva el nombre ‘Daphne Akhurst Memorial Cup’ en honor a la jugadora de Sidney que ganó cinco títulos. El masculino, ‘Norman Brookes Challenge Cup’, por el primer jugador australiano que se destacó fuera de Oceanía. El Grand Slam, organizado por la Federación Internacional de Tenis, se juega en veinticinco canchas, incluidas las tres principales: Rod Laver Arena, Hisense Arena y Margaret Court Arena. Estos estadios cuentan con techo retráctil empleado en casos de lluvia o calor extremo.
El armado del torneo cuenta con catorce cuadros diferentes: individual masculino (128 jugadores), individual femenino (128), dobles masculino 64), dobles mixto (64), júnior individual masculino (64), júnior individual femenino (64), júnior dobles masculino (64), junior dobles femenino (64), leyendas masculinas (16), leyendas femeninas (16), silla de ruedas individual masculino (8), silla de ruedas individual femenino (8), silla de ruedas dobles masculino (8) y silla de ruedas dobles femenino (8).
Este año se repartirán 50 millones de dólares en premios, lo que significa una suba del 14% respecto al 2016. Quienes jugaron la primera ronda de la clasificación ganaron 6.250 dólares, mientras que los que llegaron a la primera ronda pero ya del certamen, se aseguraron 50.000. La cifra sube a 80 mil, 130 mil, 220 mil, 410 mil y 820 mil dólares, según cada instancia, hasta llegar a 1.850.000 para los perdedores de ambas finales y la módica de 3.700.000 para cada uno de los campeones. Claro que también influye mucho la gran cantidad de puntos que entrega para el ranking masculino y el femenino.
Para las dos semanas de competición se utilizan 380 recogepelotas. Niños, la mayor parte de la ciudad de Victoria, que superaron un casting al que se presentaron alrededor de 2.500 jóvenes y que han tenido seis meses de formación para que todo salga perfecto. Entre todos se cuenta con 40 chicos extranjeros, destacándose la delegación coreana compuesta por 20 miembros
Son 600 los canales de televisión que llevan al mundo las imágenes, pero nada es comparable con verlo en vivo. Los precios de las entradas oscilan entre los 40 dólares (entrada de paseo para los primeros días de competición) hasta los 25.000 dólares en la Rod Laver Arena en el último partido del campeonato (al lado de la entrada a cancha de los jugadores).
La regla del calor extremo consiste en un conjunto de acciones para evitar que las elevadas temperaturas puedan causar cualquier tipo de daño físico a los tenistas. Se introdujo en el circuito en 1998 y es habitual en el Open de Australia. La aplicación de la misma depende del juez de silla que atiende a la temperatura, la radiación, el viento y la humedad para evaluar si debe o no continuar el juego. La aplicación de esta regla supone que los partidos en juego se disputen hasta la finalización del set aún con descansos más largos y la suspensión momentánea en las pistas auxiliares.
Lejos del glamour de Roland Garros, en París, en las antípodas del tradicionalismo y la flema inglesa de Wimbledon y algo más cerca de esa hoguera de vanidades que es Nueva York en tiempos del U.S.Open, el Abierto de Australia acapara todas las miradas de quienes siguen el mundo del tenis. Porque se trata de un Grand Slam y porque al abrir la puerta del año, se ve en perspectiva lo que luego disfrutaremos con el correr de los meses. Cada año distinto. Cada año mejor.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

Libertad
RPM

Lo último

21K Rafaela

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias
finaco

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web