municipalidad
CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

La otra mirada

El traidor, el salvador y el fracaso


yo opino
miércoles, 02 de mayo del 2018 | 04:00Hs

Foto: N. Gramaglia
imagen

“Se reconoce a los maestros de primer rango en el hecho de que, en lo grande como en lo pequeño, saben encontrar el final de un modo perfecto”. Friedrich Nietzsche (1844-1900); de ‘La gaya ciencia’, 281, (1882).
Escribió en su momento Hugo Asch, que Elisa Carrió rápidamente bombardeó con tuits la noticia de los cambios en la conducción del fútbol. “¿Esta mafia es la renovación de la AFA? ¿Cómo pasan un tribunal de ética?”, expresó sobre una foto donde aparecían distendidos Hugo Moyano, Daniel Angelici y Claudio Fabián Tapia. Fue una pena que Lilita esta vez no haya seguido. Si algo hay que reconocerle a Chiqui, es la constancia. Se propuso un imposible y lo consiguió, venciendo la resistencia de casi todos, gracias a los votos del Ascenso. Trabajó su candidatura sin pausa, y se sentó en el trono de don Julio. Aquel joven barrendero sanjuanino, gracias al amor, la familia y el sistema gremial, subió la escalera al cielo. ¿Llegó a ese sitio ya contaminado o fue el sillón el que lo terminó de transformar? Porque lo primero que hizo fue olvidarse de buena parte de quienes lo respaldaron. “Tapia les prestó a los dirigentes del interior la lapicera para que lo voten y ahora para que firmen este desbarajuste del fútbol de base. El próximo paso es dividir la B Nacional en Interior y Metropolitana”, aseguró Hugo Molina, ex presidente de la Liga Entrerriana y de Patronato. Todos nosotros tememos eso, por eso el apuro en volver a Primera. O a la Superliga, el único torneo que parece importarle a Chiqui. Si este lunes hizo rodar la pelota en una jornada históricamente federal aun sabiendo que en muchos sitios se trabajaba normalmente. A lo largo y ancho del país se jugaban ascensos y descensos. ¿Sabrá esto Tapia? No el tema del trabajo, pregunto si sabía que jugaba la B Nacional. Yo me permito tener mis dudas.
No eran las tribunas que imaginamos para esta jornada. Pero cada foto de cada hincha que soportó ocho fechas sin festejos, mantuvo viva la ilusión y decidió pagar una entrada para alentar al equipo que caminaba sobre el límite del abismo, merecen ser gigantografías. Ellos, junto a los jugadores, fueron los motores que resucitaron la ilusión. Porque estuvieron y alentaron sabiendo que tenían la soga al cuello. Y luego deliraron merecidamente tras el primer gol. El proceso que en buenos momentos presagió un ascenso directo se caía a pedazos, por eso era fundamental ganar para mantenerse vivos. Y se hizo. Eso es lo más importante. La supervivencia requiere oficio, solidaridad, esfuerzo, y la dosis justa de audacia. Desde esta tribuna se aplaude a cada uno de los artífices de esto.
¿Por dónde empezar a construir un equipo competitivo? ¿Cómo responder a esta recuperación de expectativas? ¿Cómo volver a ganarse el respeto de los rivales? Este lunes Bottaniz dio algunas señales positivas en cuanto a sus decisiones. Es cierto que pareció un suicidio pararse con tres en el fondo, con intérpretes que no dieron nunca la talla durante el torneo. Pero siempre el coraje es mejor dice Borges. En estos días tuve la sensación de que el entrenador salía del laboratorio hecho un lío. Ahora, aún sin tiempo y parado ante un desafío durísimo, sabe que es su oportunidad de darle al equipo su impronta. Ya no tiene la presión de clasificar sino el desafío de ganar y meterse en la definición. Eso es tremendamente motivante. Ojala podamos reconocerlo como maestro de primer rango porque encontró el final perfecto. El dio una señal, habrá que ver si sus jugadores la entienden.
Si es verdad que todo equipo necesita de un líder, ya es hora de hacerle un gran reconocimiento a Albertengo. Mauro ha sido el salvador de un equipo que se hundía, solo sus corridas y algunos goles claves como el de ayer, evitaron que el fracaso se consumara hace ya un tiempo. Aún con limitaciones, es la gran figura de Atlético. Y se constituyó en tal gracias a sus condiciones y fuerza interior, porque solo tuvo la confianza del entrenador cuando ya no había otra posibilidad, y jamás encontró un socio que lo respaldara. Este lunes nos quitó de encima todos los fantasmas gracias a su cabeza. Como siempre.
La palabra fracaso tomó fuerza ante los últimos resultados. Es una palabra dura que todos tememos y que siempre genera discusiones sobre su valides. En medio de esta realidad, creo que solo un ascenso la sacará de escena. Un proceso es exitoso cuando cumple objetivos o deja base para intentar lograrlos, mejor posicionados, la próxima vez. Y aunque se mencionen otros menores, el gran objetivo de Atlético era regresar a Primera. Pero lo que le da fuerza a la palabra es que el proceso de Bovaglio no deja base. El gran dolor que tiene la historia Celeste es aquella derrota en La Plata ante Gimnasia por 3 a 0 en el final. Pero ese proceso de Carlos Marcelo Fuentes dejó una base firme para que dos años más tarde se pueda lograr el gran objetivo. Por eso fue exitoso a pesar de no ganar.
El entusiasmo no parece mal lugar de partida para una gran empresa, pero a los pragmáticos les asusta toda invitación al optimismo porque saben que del otro lado de la ilusión acecha la desilusión y que la medida de una es directamente proporcional a la amenaza de la otra. Llega el momento de liberar la ansiedad para que fluya el juego, porque mi sensación es que este equipo aún tiene cosas dentro. Es cierto que el próximo paso es muy difícil. Pero yo elijo creer que se puede. Si no lo hiciere, no tendría sentido ser hincha de fútbol.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa y lea el diario completo edición impresa

altroque
buro
RafaelaNoticias
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RPM

Lo último

mutualunion

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web