CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

LA HISTORIA SE REPITE

Inundaciones y obras hídricas


locales
miércoles, 11 de enero del 2017 | 04:00Hs

(Por Ing. Homero Ingaramo y Vicente R. Ceballos, de Agrupación "Agua y Futuro").
Es de suponer que en la época de la colonización de las tierras del oeste departamental, y del área fronteriza de la provincia de Córdoba, la topografía de la región era la misma de la actualidad en términos generales. Por consiguiente, cabe deducir que antes del proceso que dio lugar a las colonias que surgieron, esa porción territorial se inundaba tanto como ahora. Por siglos, seguramente, a los que deben sumarse los años transcurridos desde el cambio operado hasta nuestros días…      
Traemos esto a cuento a raíz de lo que vino sucediendo desde entonces, con epicentro en las consecuencias de los desbordes climáticos en la cuenca, que se conocen y padecen y de los cuales resultan perjudicados los pobladores de tierras y pueblos. Nada nuevo en un confuso panorama dominado por la falta de respuestas efectivas a una problemática que más allá de su antigüedad no requiere, para ser superada en términos lógicos, de tecnologías de punta ni paliativos de práctica, sino de procederes acordes a su magnitud. Tanto de la política, entendida como factor de progreso común, como de la sociedad civil y sus representaciones sectoriales.
El objetivo, en concreto, es claro: evitar y/o atenuar los efectos de las masas de agua en su desplazamiento natural hacia el este, evitando los anegamientos prolongados. Es cosa sabida, se dirá. Se coincide en ello, pero eso no absuelve de responsabilidad a quienes, en un amplio espectro, no estuvieron a la altura de la circunstancias no obstante los antecedentes acumulados. En lugar de considerar el problema en su totalidad, tomando a la cuenca como un todo, se optó por vías de alcances limitados o circunscriptos. En ese marco se sucedieron, en cada situación de emergencia, a la par de justificados reclamos y muestras de indignación, las manifestaciones de solidaridad, así como se reiteraron consabidos pronunciamientos políticos olvidados a la  vuelta de la esquina.
Lo ocurrido ahora encaja en la historia que suma décadas y demanda decisiones terminantes que, por sí, los perjudicados, abarcadoramente vistos, no pueden adoptar. En particular sí, quienes los representan en los poderes públicos. Es el tiempo de obrar con la cordura y sensatez necesarias, en un todo de acuerdo con lo que el sentido común y la realidad de nuestro tiempo imponen de principio. Se trata, en definitiva, de manejar un sistema de drenaje que descartado el exceso perjudicial, incluya el mantenimiento de reservas de agua dulce. Como fuere que sea, el discutido calentamiento climático está instalado.
El Vila – Cululú debiera ser actualmente río y no canal. Hay poco para estudiar, esa vía de desagüe constituye la única descarga de la última cuenca del río Salado, que abarca toda nuestra región inundable. Es el proyecto a considerar en las cámaras legislativas, descartado que fuere el chicaneo improductivo y retardatario. Las obras necesarias podrían financiarse con crédito internacional a pagar con la producción que dejará de perderse, además de recurrir a los recursos provenientes de los impuestos específicamente destinados a obras hídricas. Por supuesto, se piensa en un río Cululú con sus puentes, esclusas, obras de arte y toda la red de canales afluentes. Y, ¿por qué no?, navegable. 
Solo hay que poner al caballo delante del carro.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


Lo último

HipermercadoLibertad
movistar
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web