CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Primera parte

La increíble historia de Ágata Galiffi, la hija del "Al Capone de Rosario"


Historia
lunes, 09 de enero del 2017 | 04:00Hs

La historia de Juan Galiffi permite reflejar la década del auge mafioso rosarino entre 1920 y 1930. En Argentina dejó a Ágata, su hija, una morocha de bellísimos ojos verdes y una vida signada por los robos, la cárcel y una salud deteriorada. Alfredo Serra la buscó y la encontró en el año 1972 en una zapatería de San Juan, rehén de su pasado. Aquí el relato de una entrevista única, casi mágica.

 

Policial negro como salido de alguno de los maestros del género, la historia de los Galiffi, padre e hija, y de otros actores secundarios pero no menos crueles, es también una historia con cómplices nacionales sin el menor escrúpulo.

Desde luego, Juan Galiffi (1892-1943), siciliano afincado en Santa Fe de la Veracruz, traía los genes de la Cosa Nostra, una de las tres vertientes de la Maffia, nacida hacia 1860. Sus apenas 18 años al llegar ya conocía casi todo el naipe.

Pero su rápida evolución y su fortuna habrían sido imposibles sin una tierra fértil que no solo esperaba ser sembrada con noble trigo: también con dinero fácil y pronto, cayera quien cayera.

Entre ellos, como los perros, se olfatearon. Juan Galiffi no tardó, mientras cumplía con su labor de oscuro empleado fabril, en descubrir las cuevas de la corrupción nativa: políticos y policías.

Construida la primera mafia ítalo-argentina -mucho después hubo otras de pura raíz nacional-, ya no hubo límites para armar el trípode básico: juego clandestino, prostitución y carreras de caballos.

Droga, no todavía. Como reza una estrofa del tango "Tiempos viejos", de Francisco Canaro y Manuel Romero, "No se conocía cocó ni morfina / los muchachos de antes no usaban gomina".

Establecida la SMS (Sociedad Mafiosa Santafesina) con sede principal en Rosario, ya no hubo límites: Juan Galiffi, llamado ya 'Chicho Grande' por oposición a su compatriota y rival Francisco Morrone, 'Chicho Chico', su banda de gángters y sus socios en la política y la policía, en adelante operaron con absoluta impunidad. Además de controlar el juego clandestino, los prostíbulos, los resultados hípicos y los secuestros extorsivos, crearon -calcadas del sur de Italia- las redes de protección: por un pago mensual, se les prometía seguridad a los comerciantes; y si no pagaban… ¡bomba o balazos!

No hay un registro fiel de los crímenes sucedidos entre 1920 y 1930, década del auge mafioso rosarino.

Juan Galiffi tuvo una hija: Ágata. La protagonista de esta nota, y el enlace que justifica su publicación casi un siglo después de aquellos tenebrosos años. En 1930, a sus 23 años, bellísima y de impresionantes ojos verdes, llamada "La Pantera" y "La Flor de la Mafia", intentó con su pareja de entonces traficar una gran cantidad de moneda falsa, y asaltar el Banco de Tucumán. Los dos experimentos fallaron, y ella, fugado su galán, fue condenada y recluida en un manicomio, y sufrió el calvario que me contó en su zapatería que tenía en la provincia de San Juan.

Ágata murió el 6 de julio de 1985, a los 78 años.

Para entonces, y desde 1980, años de las dictaduras militares de Videla y del boliviano Hugo Banzer, según narraron en 2009 algunos agentes de la Inteligencia nativa, ya estaba abierto el "drogaducto" entre ambos países.

Pero su auge y su orgía de crímenes (250 solo en 2013) empezó en 2001 junto con la profunda crisis económica, sigue, y no tiene fecha de vencimiento más allá de la decisión política de "combatir el narcotráfico con todo el poderío posible".

Autor: Alfredo Serra / Infobae.-

 

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de Historia en el día de hoy

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


Lo último

HipermercadoLibertad
movistar
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web