CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

La otra mirada: FÚtbol y tecnología

La justicia injusta

El Var ya está entre nosotros, lo que es para algunos una gran noticia y para otros es un desastre. Es que el enorme problema de estos tiempos de maravillas tecnológicas que se enchufan o llevan batería, sean teléfonos o televisores, es que terminan siendo más inteligentes que quienes los utilizan.


yo opino
lunes, 13 de noviembre del 2017 | 04:00Hs

Por Oscar Martínez
[email protected]

 

"Un conjunto de cámaras que transmiten fútbol opera una selección de los hechos, enfoca ciertas acciones y omite otras (…) Interpreta, nos ofrece un partido visto por el director del programa más que un partido en sí". Umberto Eco (1932); de "La estrategia de la ilusión" (1999); "TV: la transparencia perdida".


El fútbol se ha caracterizado, históricamente, por ser el deporte más popular y conservador del mundo. Son pocos los países que resisten su hegemonía y podría considerarse a Estados Unidos como la única potencia mundial que no lo tiene entre sus preferencias aunque ha crecido mucho en los últimos años. Uno de los argumentos más fuertes esgrimidos por los norteamericanos para justificar su prescindencia, era la dificultad que lo caracterizó para adoptar nuevas tecnologías. Tecnologías que tienen auge en otras disciplinas, tanto en el juego propiamente dicho como en el entorno de difusión y comercialización que lo rodeaban.
Durante décadas, la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) se opuso a la utilización de la tecnología para respaldar a los árbitros, cosa que ocurre cada vez con mayor fuerza en otros deportes como el tenis o el rugby. "Confiaremos en las personas y aceptaremos los errores, porque el fútbol es pasión, el fútbol es emoción, el fútbol tiene un toque humano", decía el expresidente Joseph Blatter, en la previa del Mundial de Corea-Japón, a comienzo de siglo. El mismo hombre que sonreía al escuchar una frase que todos los dirigentes del futbol mundial tomaban como propia: "Si hay polémica mejor, porque así se habla de fútbol, y eso nos sirve para seguir potenciándolo". A ninguno de ellos les importaba la justicia. Sin embargo, todo parece estar cambiando. La pregunta es, si está cambiando para bien o para mal.
Las famosas 17 reglas del fútbol tienen su origen en el Código Cambridge de 1863, y no hay grandes diferencias entre lo que se acordó allí y lo que hemos visto en los siguientes 150 años. Los grandes detractores del sistema VAR consideran el uso de esta tecnología un atentado a esos sencillos principios. Sin embargo, el fútbol no es igual que en sus inicios porque los avances tecnológicos siempre han estado presentes, tanto para los jugadores como para los jueces. Desde cambios en la pelota, que dejó de tener costuras visibles y válvula exterior gracias a un invento cordobés, y luego se hizo impermeable desde el Mundial de España 82. O en la vestimenta. Antes de 1952 los arqueros no usaban guantes, los botines eran zapatos pesados y molestos, y las camisetas y pantaloncitos toda una carga tanto para futbolistas como para los árbitros. En el mundial de Estados Unidos de 1994 los árbitros abandonaron el negro para comenzar a vestirse con ropa de colores, y también llegó el coche-camilla para acelerar la retirada de jugadores del campo ante las lesiones. La comunicación entre el árbitro principal y sus asistentes mejoró con el brazalete del juez que vibraba cuando un asistente pulsaba un botón del banderín. Un paso más llegó con los intercomunicadores entre los jueces, implantados por la FIFA en la Copa del Mundo de 2006. Los carteles electrónicos con el descuento del tiempo reglamentario se impusieron en 2004 (antes el árbitro no tenía obligación de mostrar cuánto tiempo había decidido adicionar) y en 2008 comenzaron a utilizarse en Sudamérica los sprays para pintar rayas blancas temporales que faciliten situar la barrera en los tiros libres. En 2009 la UEFA estrenó los árbitros de área. Solo algunos ejemplos de una enorme cantidad de modificaciones reglamentarias.
Toda evolución es la lógica e imposible de resistir. Sin embargo, todos se ponían serios y evitaban las respuestas directas cuando se les preguntaba por una asistencia visual para los jueces, que cada vez estaban más desprotegidos ante el embate de la televisión, que muestra todo con varias cámaras y desde todos los ángulos. Hasta que en el Mundial de Brasil 2014 se usó la llamada tecnología de gol, que avisaba al árbitro si el balón rebasaba completamente la línea del arco. Fue ese el primer gran paso.
Desde que Gianni Infantino asumió como presidente de la FIFA, en febrero de 2016, tras la etapa de Joseph Blatter (1998-2015) y el breve interregno de Issa Hayatou (2015-2016), los cambios en el fútbol se han acelerado. Infantino, que nació en Suiza pero es hijo de italianos, se recibió de abogado, habla italiano, francés, alemán, inglés, español y árabe de forma fluida, está casado con una libanesa y tiene cuatro hijos, desde el año 2000 se especializó en el Centro Internacional de Estudios Deportivos de la Universidad  de Neuchâtel, solo jugó al fútbol en los campitos, y jamás presidió ningún club, ni fue vice o miembro de una comisión. Es decir que llega a la FIFA desde otro ámbito, y se nota. Considera que el fútbol debe modernizarse y valerse de la tecnología actual para depurarlo y evitar errores e injusticias arbitrales, lo que cambia aquel discurso del comienzo. Como cada vez que se producen cambios radicales, hay fuertes detractores y defensores.
El sistema VAR (Video Assistant Referees), hace que el árbitro ya no sea dueño absoluto de las sentencias, sino que puede ser ayudado por unos especialistas que estarían viendo el partido por televisión en una sala anexa al campo. Esta medida supone evitar los errores garrafales de percepción, y también se reforzaría la autoridad arbitral ante los jugadores por ser la suya una decisión corroborada por el exterior. Sin embargo, su uso atenta contra el ritmo de juego, por lo que se debe trabajar mucho en este tema. Sin embargo lo más peligroso, tal como se vio en el partido entre Lanús y River, es que se toman como objetivas decisiones que son naturalmente subjetivas en el fútbol, un deporte lleno de grises en el que no es fácil teñir de blanco o negro una jugada, y en el que tomamos la decisión arbitral como un acontecimiento más del juego y no como una emanación infalible de justicia.
El fútbol no es aséptico. Es pura pasión, y a la pasión no se le puede deslindar una verdad inequívoca. En el fútbol hay muy pocas certezas, seguramente ahí radica la magia de este deporte desde siempre. Gianni Infantino tiene razón cuando dice que la videoasistencia es el inicio de una nueva era en este deporte; lo que no parece tan seguro es si el fútbol necesita comenzarla.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

Libertad
RPM

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web