municipalidadrafaela
CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Columna de opinión

La vida despierta es un sueño controlado


yo opino
lunes, 19 de diciembre del 2016 | 04:00Hs

Foto: D. Camusso
imagen

"¿Alguna vez han despertado de un sueño sin poder, por unos momentos, separar la frontera entre la realidad y el mundo donde soñamos? De hecho, confieso que eso me pasa en ocasiones aún estando despierto, cuando me pierdo soñando y me dejo ir a ese mundo que existe más allá de la realidad" "Waking Life". "Despertando a la vida", película estadounidense de animación de 2001 dirigida por Richard Linklater. Toda una rareza que hace referencia a la máxima de Jorge Santayana: "La cordura es una locura que se usa para bien; la vida despierta es un sueño controlado".
Es raro el fútbol, fundamentalmente el fútbol argentino. El juego en si es el mejor del mundo porque es absolutamente democrático, impredecible e igualitario. No basta con tener los mejores jugadores ni tampoco con gozar de una estructura consolidada. Incluso jugar mejor que el adversario no siempre asegura la victoria. Para ganar hay que hacer un gol más que el rival. Y ese gol hasta puede ser ajeno. Incluso no solo uno. Golazos. Ajenos pero propios. "Marquen a los nuestros, marquen a los nuestros", dicen que gritaba Enrique "Chueco" García ante un córner de los rivales en tiempos en que a Racing, su equipo, le hacían muchos goles de cabeza. Debería de haber pedido eso el arquero Bertoli antes de que Walter Andrade, primero, y Renzo Vera, después, anotaran en contra de su propio arco. En el primero faltaban diez minutos para cerrar la etapa inicial. En el segundo el cronómetro casi ni se había movido. Y cuatro minutos más tarde Kevin Itabel ejecutó un penal con maestría para cerrar la trilogía. Otra vez tres, como ante San Juan. Solo que después de ese partido perdimos con Defensa y Vélez. Menos mal que ahora esta parte del torneo se terminó.
En medio de los gritos sagrados hubo un partido en el que Atlético siempre se mostró muy superior. Es como si el equipo de Llop hubiese recobrado la memoria. Porque este Atlético fue casi igual al del comienzo, cuando jugaba bien, era protagonista en todos lados y, fundamentalmente, ganaba puntos decisivos para hacer vivir la ilusión de mantener la categoría. Después de aquel maldito gol de River, todos parecieron perder la confianza, el equipo dejó de ser sólido, el entrenador empezó la rotación, y toda rotación trae mareos. El gran acierto de Llop esta vez fue encontrar la formación ideal. Con un Soloa descomunal en el medio acompañado de un Pittinari recuperado, con las confirmaciones estelares de Ramiro Macagno y Mauro Albertengo, uno en cada extremo de la cancha, y con Luna inspirado. El moreno de Ramallo viste la camiseta número 7. No es justo, denle la 10. Incluso aunque el número se repita cuando entra Gabriel Morales. Pero Lunita es distinto, y aunque sea discontinuo o pierda pelotas que destrozan nervios, yo lo quiero siempre en cancha, porque tiene la valentía de jugar siempre para adelante con la bandera de la gambeta. Es cierto que los goles no fueron de los delanteros en jugadas propias, algo que deseamos ver desde el comienzo del torneo. Pero esas desgracias deportivas de los defensores de Patronato y el penal del arquero fueron propiciadas por desequilibrios de los atacantes de la Crema. Y son goles que valen de todos modos.
Cuando Atlético entra a la cancha y juega como este sábado, no puedo dejar de comparar a los once jugadores y al entrenador con los "Los 12 del Patíbulo", un clásico del cine bélico que iba a hacer John Wayne y por suerte, protagonizó Lee Marvin. Es la historia del Mayor Reisman, un díscolo oficial que recibe como "premio" una misión suicida: infiltrarse en las líneas enemigas, copar un palacio lleno de generales nazis y matarlos a todos. ¿Qué le dan? Una docena de convictos peligrosos a quienes deberá entrenar en tiempo récord. Un disparate irrealizable, y más con ese batallón de desgraciados. Sin embargo, esos tipos tenían algo adentro. Ganas de cambiar la historia. Y vaya si lo hicieron. Logren o no la hazaña de salvarse, estos jugadores demostraron en varios partidos que tienen lo mismo que aquellos condenados de Reisman. Coraje. Orgullo. Porque en la victoria, todo es fácil. En la caída, cuando hay que levantarse y seguir, es cuando se sabe de qué está hecho un hombre. Por eso, desconfío de los candidatos cargados de figuras. Y admiro a los que dejan la piel y eligen pelear por lo imposible; porque, como cantaba Rodríguez, "de lo posible se sabe demasiado".
No quiero volver sobre que no es justo cargarlos con la obligación de que nos salven del descenso, porque los verdaderos responsables de esta realidad de desconsuelo ya no están. Es cierto que hay infinidad de cosas por corregir. Pero yo estoy con este equipo que nos ha devuelto la dignidad, que nos pone en un lugar de la tabla en el que no estamos en Primera, como en torneos anteriores. Sino que somos de Primera. Viene el tiempo en que los dirigentes deberán acertar en su partido de conseguir dos refuerzos que sean eso: refuerzos. Tampoco hablaré sobre los rumores de cambio de entrenador, algo que respaldaré cuando me aseguren que el que viene tiene el celular de Dios, como Bianchi o un shoestick en su mano, como mi hijo que en la play hace jugar a su equipo como él quiere sin depender de decisiones individuales de sus futbolistas. Si no es así, inviertan el dinero del club en jugadores, que son los que hacen la diferencia.
Le ganamos al Club Atlético Patronato de la Juventud Católica, el club de Paraná, Entre Ríos, fundado el 1 de febrero de 1914 por el Presbítero Bartolomé Grella. Un caso similar al San Lorenzo de Almagro, club que nació bajo la influencia del padre salesiano Lorenzo Bartolomé Massa. Con el Santo perdimos injustamente. Ahora ganamos con dos goles en contra y un penal. Creo que estamos a mano Francisco. Lo digo por las dudas. Mientras busco un noticiero deportivo que no hable de la renuncia de Milito y pase los goles celestes me asomo tímidamente a la tabla de los promedios. Imposible, me dice alguien. ¿Imposible? No, al menos cuando se tiene un equipo con ganas de cambiar la historia, tal como se escucha en las declaraciones de los jugadores. Cordura. Esa locura que se usa para el bien.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

libertad030517
Movistar
RPM

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web