municipalidadrafaela
CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

La otra mirada

Los Dementores y el enemigo interno


yo opino
viernes, 06 de octubre del 2017 | 04:00Hs

"Todos tenemos dos grandes enemigos, siempre. Los hombres, las entidades y las naciones. El que quiera salir indemne de ellos debe conocerlos, saber sus planes y prepararse para enfrentarlos. El enemigo externo es previsible. Pero el enemigo interno… ese es el más peligroso", Nicolas Cage, en su sórdido papel del teniente corrupto Terence McDonagh, a Eva Méndes en la película Enemigo Interno, de Werner Herzog.
Argentina tenía que ganar, pero empató con Perú y se quedó afuera del Mundial de México 70. Perdía, empató Albrecht de penal, pero enseguida Cachito Ramírez definió de contra, y al final Rendo hizo un golazo típico de Messi mientras la gente abandonaba el estadio, que era la mismísima Bombonera. Ese resultado marcó al fútbol argentino. Y se fijó en mi memoria. Nos quedamos fuera del Mundial fundamentalmente porque la organización del Seleccionado era desastrosa. Hubo que esperar a ser sedes en el ´78 para que César Luis Menotti cambie la historia. 
Después hubo de todo, pero nos fue mejor. Aunque clasificar a los Mundiales, en general, nos exigió muchísimo. Y dos veces contra el propio Perú quedamos al borde del fracaso. En 1985 casi nos deja otra vez sin México. Nos salvaron entre Passarella y Gareca, hoy técnico peruano. Y Palermo, también a segundos del final, en el Monumental y bajo una cortina de agua, fue el muchachito de la película en 2009. Aquel equipo era un elenco estelar con Messi adentro y Maradona afuera. Pero penamos hasta el final.
Esta vez veníamos en la ruta correcta, con tres finales jugadas, en un Mundial y dos Copa América. Pero no ganarlas convertía a todos en fracasados. La derrota no se soporta en Argentina, país futbolero, cruel, elegante, tan salvaje que necesita ganar para existir y, sobre todo, para que no exista el otro. Entonces paso lo que paso, se fue Martino empujado por los dirigentes, el primer enemigo interno del seleccionado, y los jugadores comenzaron a sufrir con el segundo, la obligación de ganar algo. Y esa necesidad de hacer realidad el sueño de todo un país no es para cualquiera.
Anoche, en la Bombonera, el lugar que algunos creyeron permitiría que jueguen los de afuera, los fantasmas de la presión volvió a sobrevolar la cabeza de estos jugadores que brillan afuera y decepcionan adentro. Esos fantasmas son como Dementores, esos seres horribles de gran estatura cubiertos por derruidas capas negras, especies de fantasmas que se alimentan de la felicidad y de los recuerdos alegres, dejando solo tristeza y desolación. Seres capaces de quitar el alma con un beso, como asegura J.K. Rowling en Harry Potter. No hay Encantamiento Patronus que salve a los futbolistas argentinos. Uno tras otro van cayendo en el desánimo, pierden fuerza, convicción y la tibieza de sus convicciones le cierran el arco.
En la década del ‘60 era muy popular Polémica en el Fútbol, un programa con dos tribunas con hinchas que opinaban desde la pasión y discutían a los gritos, hasta que los conductores los hacía callar. Los periodistas aportaban seriedad, conocimiento e información creíble. Ahora ya nadie necesita de los hinchas para decir cualquier cosa al aire y pelearse. Es lo que se ve en la tele apenas el partido deja paso al tiempo de los lamentos. Busco ingenuamente algún aporte que me ayude a entender como no pudimos ganarle a Perú ahora o a Venezuela antes. Pero es inútil, entonces apago el aparato.
Ni Venezuela ni Perú fueron enemigos externos de cuidado. Es más, el conjunto de Gareca tuvo solo dos chances en todo el partido. Se limitaron a defenderse, pero esa constelación de estrellas asustadas no consiguió llegar al gol. Algún amigo cercano me habla de la suerte y del gran nivel del arquero, que tuvo su noche soñada. Tal vez se trate de un castigo que de una vez por toda genere un revuelo importante en la AFA y obligue a estos dirigentes ineptos y corruptos a repensar lo que ocurre, ya que sería hasta tonto de mi parte pedirles que se vayan. Pero seguramente ya están emitiendo declaraciones en donde la culpa será de cualquiera menos de ellos.
Habrá que jugarse la última chance en Ecuador, en la altura de Quito, un lugar complicado. Lo bueno es que ya no habrá que escuchar las tonteras referentes a las cábalas o al estadio. Jugaremos lejos de casa, cerca del abismo. Me asomo nuevamente a la tele para ver si alguien pregunta si no sería bueno trabajar con un sicólogo deportivo para encontrar una salida. Pero el sobreimpreso dice que Higuaín debió ser el delantero de área. Listo. Mejor me voy a dormir soñando con esa ilusión mínima que nos queda.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

Libertad
RPM

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web