CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Columna de opinión

Los doce dioses del Olimpo


yo opino
martes, 02 de mayo del 2017 | 04:00Hs

Foto: La Nueva
imagen

"Podríamos decir, y creo que no sería una exageración, que los sueños son la forma estética más antigua de todas; parece que los hombres siempre han soñado y, sin duda, en el caso de los salvajes, no se distinguen los sueños de la vigilia", Jorge Luis Borges (1899-1986); de su charla "Los sueños y la poesía" en la Escuela Freudiana de Buenos Aires, 19/9/1980.
Puedo caer en cualquiera de las decenas de obviedades que sirven para hacer una columna sobre lo que, para el hincha de fútbol de Atlético, es una gesta heroica. Y como no podía ser de otra manera, elijo la más obvia de todas. Pude jugar con el nombre de Luna para el título, amparándome en su golazo, el que sirvió para señalarle a sus compañeros que se podía ganar. O buscar otro con Díaz, conjugando su apellido para marcar su importancia en el juego y su fallida ejecución del penal. O volver a Borges para valorizar esos sueños que crecieron y, al menos por un tiempo, reemplazan la utopía que significa la salvación del descenso. Pero la del Olimpo, ese monte que parecía imposible de escalar impidiéndonos ver el horizonte de la permanencia, es ineludible. Cuenta la mitología griega que en un palacio ubicado en su cima habitaban doce dioses. Y que cada uno de ellos tenía ciertos atributos y representaba una fuerza de la naturaleza. Así, Atenea, Poseidón, Afrodita, Hades, Artemisa, Hermes, Ares, Hefestos, Hera, Apolo y Dionisio, cada uno con su fuerza natural y sus ideas, y sin que importe el género, podrían representar a un futbolista de la Crema tras la victoria tan necesaria como épica de este domingo.
Son once, tomando solo los que estaban dentro del campo de juego, aunque la mayor parte del tiempo tuvimos solo diez por la expulsión de Paredes. En un encuentro entre dos equipos absolutamente condicionados por el fantasma del promedio del descenso, la emotividad fue absoluta. Ellos y nosotros pasamos por todos los estados de ánimo gracias a otro partido apasionante. Un expulsado, un penal errado, tres goles y momentos de dominio alternado nos entregaron ese clima que hace que el juego le gane la partida al despropósito que sigue siendo la organización de nuestro fútbol. Son once, sí. El que falta es Zeus. Hijo de Cronos y Rea. El dios más importante del Olimpo, el que tiene el título de padre de los dioses, el dios de la Luz. Personifica el Cielo con todo su poderío, es el símbolo de la lluvia, el viento, las tormentas. El entrenador.
Dice Jorge Valdano que la importancia de este es del "25 por ciento. Es más el daño que puede hacer que el beneficio que puede provocar. Hay una divinización de los entrenadores porque hay, en los medios de comunicación, una necesidad de individualizar el éxito y el fracaso y al entrenador lo hemos convertido en una especie de chamán que da la impresión que maneja todas las variables del fútbol. Eso tiene un defecto: cuanto más grande es la posición del entrenador, más pequeña parece la influencia del jugador. Yo sigo creyendo que, a pesar de que hay un afán cientificista alrededor del fútbol que pretende controlar el juego como si se tratara de un tablero de ajedrez, el jugador sigue teniendo un poder de improvisación capaz de dar vuelta todos los planes”. Tiene razón Jorge, al menos en mi concepto. Pero hago periodismo y entonces no tengo alternativa. Si hasta puedo personificar a Llop como Zeus, aunque el pelado no se asemeje a ese pelilargo de barba blanca que empuña un rayo de luz. Y como caigo sobre el cuándo algo no anda y cuestiono sus decisiones. Es justo entonces reconocer cuando el equipo funciona.
Me dicen que buena parte de la dirigencia no quiere su continuidad en el próximo torneo. ¿Será? Y que varios de los futbolistas actuales no lo quiere ni ver. Eso seguramente es así, porque siempre ocurre, sea el plantel que sea. Lo cierto es que tras una llegada controvertida y una primera parte que me llevó a pedir que lo saquen, revirtió todo. Y hasta me obligó a pedirle públicamente perdón por mi error. La campaña hasta hoy es muy buena y, más allá del bajón profundo del final del año pasado, el equipo que dirige tiene personalidad, entrega y busca jugar para ganar en todos lados. Y claramente merece tener mejor suerte. Pero se sabe que estos es fútbol, el reino del exitismo, y si pierde los próximos partidos todos le estaremos pidiendo que se vaya.
No fue una victoria más. Fue una victoria con aires de épica la de este domingo. Porque tras los resultados de los otros equipos que pelean por no descender, no ganar prácticamente hubiese sellado la suerte de Atlético. Pero el sueño del que habla Borges es tangible como siempre. Ahora seremos locales nada menos que ante Unión. Y con ellos se juegan muchas más cosas que los fundamentales tres puntos. Elijo esperarlos con el recuerdo de aquella noche en que fuimos campeones en su cancha. Cuando la luz se fue. Entonces pudimos mirar al cielo con mayor claridad para agradecer por ser campeones. Nada nos impide tener fe y soñar con esa noche. Cuando la Santa Fe, definitivamente fue nuestra.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

Libertad
RPM

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web