CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

La otra mirada: La intemperancia no sabe de inventos

Los pasillos del Monumental

Lucas Bovaglio es el nuevo entrenador de Atlético. Un hombre que está metido en la historia grande del club por su paso como futbolista. Ese conocimiento de la intimidad celeste, junto con su espíritu de líder ganador y su capacidad demostrada en este tiempo reciente, fue clave para que le ofrecieran el cargo. Un detalle que jugará a su favor en el comienzo del torneo aunque, se sabe, en este fútbol exitista e irrespetuoso, a su tarea solo la juzgarán los resultados.


yo opino
lunes, 10 de julio del 2017 | 04:00Hs

El dulce de leche, la birome, el colectivo. Inventos populares argentinos nacidos, en muchos casos, de la picardía típica del habitante de este particular país. Un lugar en donde el fútbol despierta pasiones, en general, exacerbadas. Entonces debía aparecer alguna creación autóctona en el mundo de la pelota. Y así fue. Nuestro fútbol ha parido y desarrollado un fenómeno sin igual que se refiere a la relación entre clubes y entrenadores. Desde hace ya un largo tiempo se ha instalado la tendencia de que, en caso de ser posible, el técnico debe ser "del riñón", es decir que "debe conocer los pasillos" de la institución en la que pretende trabajar. Buena parte de los hinchas toman como una garantía de éxito esta condición. Y un grupo grande de entrenadores acepta y convalida esta especie de apartheid voluntario. Abundan ejemplos en la última década. Pero basta con marcar la exitosa actualidad de los Barros Schelotto dirigiendo a Boca y del Muñeco Gallardo a River. Se descuenta también, porque así lo han afirmado, que Ramón Díaz nunca dirigiría al xeneize ni Palermo al Millonario, por dar solo un par de ejemplos. Es decir que la mayoría parece adherir a la idea del respeto hacia la identificación para con una camiseta.
No se juzga a esto como bueno o malo sino como curioso y discutible. Nadie parece recordar hoy que Carlos Bianchi fue a la Bombonera con un paraguas -una flagrante provocación al "espíritu" del hincha xeneize- para evitar que lo salivaran durante su época de entrenador de Vélez. Solamente le bastó con su talento ganador para meterse en la historia grande del fútbol de Boca y en el corazón de "la 12". Eran pocos los hinchas de Independiente que sabían de la existencia de Ariel Enrique Holan, exentrenador de Hockey sobre césped y con un único paso al frente de un cuerpo técnico de fútbol en Defensa y Justicia antes de llegar a Avellaneda. En cambio eran muchos los hinchas de Lanús que se resistían a la contratación de Jorge Almirón, que acababa de salir por la ventana, justamente, de Independiente. Este último ya le dio tres títulos al Granate y el primero le permitió rápidamente al Rojo recuperar su identidad. La historia de nuestro fútbol muestra, además, que tiempo atrás esto solo se podía tomar como algo folclórico, nunca esencial como ahora. Por ello don Pedro Dellacha, referente de Racing, pudo ser campeón dirigiendo a Independiente. O Alfredo Di Stéfano darse el gusto de dar vueltas olímpicas con River y Boca.
La realidad muestra que son ahora muchos los entrenadores de capacidad reconocida que tienen su horizonte restringido para ejercer su profesión. Han cambiado los requisitos prioritarios a la hora de contratar un profesional. Entonces no importa tanto tener capacidad, idoneidad, honestidad y trayectoria para trabajar. Lo fundamental es tener un buen representante, cartel. Y ser "del palo" también juega su parte importante.
Rafaela, y principalmente Atlético, adhiere a este último concepto. El que, felizmente, ayuda a que se revalúen los profesionales nativos. Queda claro que conocer los pasillos del Monumental por haber nacido futbolísticamente en el club y ser un deportista que vivirá en la memoria colectiva como uno de los héroes que llevaron a la Crema a Primera, siendo además estandarte del equipo, es un bien que Lucas Bovaglio disfruta. Pero que no le da impunidad deportiva. El exitismo que domina al mundo del fútbol le concederá algunos partidos de gracia en caso de que –ojala no ocurra- los resultados no sean felices. Y aunque en estos lados el exitismo no es tan exacerbado como en otros lugares, seguramente –lamentablemente- le ocurrirá lo que a tantos otros en su misma situación, que son insultados como cualquiera y tratados con el mote de ladrones debido a que sus equipos no ganan tantos partidos como el hincha aspira. El invento nacional de ser "del palo" cede claramente también ante la falta de respeto y la intemperancia. Porque si bien este último no es un invento ni patrimonio exclusivo de los argentinos, es en nuestro país donde ha echado sus raíces más importantes. Y sigue ganando por goleada, sea cual fuere el rival que se le opone.
Ser entrenador de fútbol en Argentina, fundamentalmente, es vivir en la antesala del manicomio. Pero es una pasión, y las pasiones no se explican. Es una profesión en la que se rinde examen partido tras partido. Las urgencias y las presiones los llevan al límite. Sufren la adrenalina aún cuando ganan y padecen cuando les bajan el pulgar en la derrota. La expectativa y el balance de cada fecha de fútbol parecen pasar por ellos. Quizá por la carencia de convicción en los proyectos por parte de dirigentes –en esto los de Atlético son la excepción a la regla- que ceden demagógicamente a la primera presión de los hinchas. Seguramente por la pereza y limitaciones periodísticas, que nos lleva a caer rápidamente sobre la figura del entrenador dejando de lado el entorno. En fin, que el fútbol argentino se ocupe, hoy, de los entrenadores más que de los jugadores no hace más que revelar a que estamos jugando.
Atlético dispone desde ahora en su cuerpo técnico, además de Lucas, de Fernando Clementz como ayudante de campo, y de Ezequiel Medran como entrenador de arqueros. Los tres son parte del crecimiento futbolístico de la Crema, que lo ha llevado a ser un club de elite. Sería justo que se analice el trabajo que desarrollaran sin poner en riesgo esa historia. Personalmente será un desafío por el cariño que siento por ellos. Por lo que fueron, por lo que significan a los afectos, por sus capacidades individualidades y por el bien de la institución, soy hincha de este cuerpo técnico. Pero, ya se sabe. Los hinchas nos manejamos con resultados.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

Libertad
RPM

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web