municipalidad
CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Más allá del número


locales
miércoles, 17 de enero del 2018 | 04:00Hs

Por Ezequiel Barberis.
Finalizó el proceso de inscripción lanzado por el Municipio local, que permitirá incorporar 25 nuevos agentes a la Guardia Urbana. Y lo hizo con una cifra récord: se postularon 1.358 rafaelinos, que ahora aguardan por el operativo de selección para conocer su suerte.
Muchos funcionarios municipales se encargan por estas horas de destacar el éxito de la convocatoria. Y a juzgar por las cifras, es muy probable que tengan razón. Más aún cuando merece destacarse el grado de difusión que ha tenido, incluso con varios días de antelación.
Otros, en cambio, ponen el foco sobre la credibilidad y el prestigio que ha adquirido la GUR durante los últimos tiempos, lo que ha llevado a que sean tantos los interesados en sumarse. Tampoco radican aquí muchos puntos a refutar, ya que es innegable la consolidación de esta fuerza de prevención en seguridad en la comunidad, tanto por su cercanía con el vecino como por su capacidad de darle respuestas y soluciones concretas e inmediatas.
Ahora bien, hay otro factor que no puede quitarse del análisis ni mucho menos. Quizás, siendo el más importante de todos. La necesidad de obtener un trabajo estable desvela a cientos de familias en nuestra ciudad, poniendo en jaque la sustentabilidad económica de cada uno de sus integrantes.
1.358 rafaelinos se postularon para 25 puestos de trabajo.
La repetición de la frase no es azarosa. Si bien tiene un carácter informativo y hasta resulta simplista, no hace más que reflejar lo preocupante de la estadística.
Esto equivale a que, una vez determinados los 25 afortunados que accederán a un cargo en la Guardia Urbana (es decir, el 1,84% de los inscriptos) aún habrá al menos 1.333 que seguirán en la odisea de encontrar un trabajo o de mejorar el existente.
Esta realidad se viene percibiendo desde hace tiempo, incluso revalidada por el último informe arrojado tras el Relevamiento Socioeconómico de 2017, donde si bien la tasa de desempleo abierto cayó de 9,4% a 8,1%, se vislumbra una serie de números que encienden luces de alerta.
Uno de ellos es el notorio crecimiento en las filas de la población económicamente activa (PEA), dado que el año pasado un mayor número de habitantes en edad de trabajar se ha volcado al mercado de trabajo, elevando la PEA a 50,3%, segundo registro histórico más elevado desde el año 1993.
Esto equivale a que las variables macroeconómicas, merced a las decisiones y políticas adoptadas por los distintos entes gubernamentales -el nacional, principalmente-, sumado a las dificultades que atravesaron aquellos hogares que sufrieron despidos, suspensiones o caída de la actividad cuentapropista en los últimos meses, llevaron a un preocupante desplome del poder adquisitivo e incrementaron la afluencia al mercado laboral de un segmento de la población que anteriormente se encontraba voluntariamente excluido del mismo.
Conforme expresa el propio informe, la gran mayoría de las personas que integran esta categoría son jóvenes que actualmente cuentan con empleos de bajas prestaciones horarias, por lo general en el sector informal de la economía. Lo que revela que una importante fracción de las personas que ingresaron al empleo durante el último año se encuentran desarrollando actividades económicas que distan de ser un empleo pleno, razón por la cual manifestaron estar buscando activamente otra ocupación.
Aún sin disponer de los datos finales del proceso de inscripción a la GUR, se puede inferir que un considerable número de postulantes refieren a esta categoría.
En otro tramo de la descripción final del relevamiento se expresa que hay un rango de personas que muestra mayores dificultades para acceder a un empleo: aquellos agrupamientos compuestos por jóvenes y con menor nivel de instrucción, con especial afectación sobre las integrantes del género femenino.
En ese sentido, los datos del segundo trimestre corroboran estos argumentos. Sobre una estructura del desempleo local compuesta en un 63,9% por menores de 30 años, menos de un tercio de los jóvenes desocupados son hombres (30,2%).
Esta misma situación se repite para todo el segmento de desocupados locales, puesto que los datos globales de la ciudad indican que el 69,9% de los desocupados son mujeres, una cifra que confirma la prevalencia de lógicas de género en la caracterización de las relaciones laborales actuales.
Asimismo, los jóvenes de 15 a 24 años representan solo el 17% de la estructura poblacional de Rafaela y apenas el 14,4% de la PEA. No obstante, cerca de la mitad de los desocupados de la ciudad se han ubicado en esta franja etaria (48,2%), confirmando que se trata de uno de los grupos poblacionales tradicionalmente más vulnerables al momento de acceder a una ocupación.
Por tanto, si se considera que uno de los requisitos excluyente para postularse para ser agente de la Guardia Urbana era haber cumplido la mayoría de edad (18 años), también puede suponerse que existe un destacado porcentaje de inscriptos ubicados en este segmento.
De todas formas, si se eleva un poco más la vara etaria, se encuentra que el porcentaje de personas desocupadas que son menores de 30 años asciende a casi 64%. Y de ese total, casi el 70% son mujeres, una cifra sumamente preocupante.
Más cuando se analiza que más de la mitad (53%) de los desocupados no terminaron sus estudios medios. Lo que marca no solamente el perfil socioeconómico en el que se encuentran, sino que los aleja conforme pasa el tiempo de la posibilidad de acceder a un empleo. Basta con considerar, sin ir más lejos, que poseer título secundario era otra de las condiciones excluyente de la convocatoria para la GUR.
En definitiva, el panorama no es alentador. Rafaela afronta desde los últimos meses un visible problema de falta de oportunidades laborales, como consecuencia de la desaceleración en el surgimiento de nuevos puestos de trabajo, que continúan sin ofrecer alternativas de empleo suficientes para una ciudadanía que se ha volcado masivamente a la fuerza del trabajo en busca de compensar la caída de sus ingresos.
Los casi 1.400 inscriptos para sumarse a la Guardia Urbana no son casuales. Llegar a fin de mes resulta cada vez más dificultoso para cualquier familia. Para aquellas que disponen de un solo ingreso económico, es casi angustioso. Para las que reciben dinero a cuentagotas, empieza a ser una utopía.
Como si fuera poco, los puestos ofrecidos son para una fuerza de prevención, que si bien no tiene las mismas condiciones que la Policía ordinaria, sí está enmarcada dentro de la política de seguridad estatal y requiere de un grado de responsabilidad social mayúsculo. Esto equivale a que lo ideal sería encontrar solo postulantes motivados por una vocación innata, y no impulsados únicamente por razones monetarias.
La buena noticia es que la voluntad de trabajo no escasea, y va de la mano con una idiosincrasia regional que comprende a la pujanza laboral como la principal herramienta de crecimiento y desarrollo. Será un desafío para la órbita estatal promover el empleo y mejorar las condiciones de empleabilidad para el sector privado, que también deberá buscar la manera de motorizarse, generar inversiones y reactivar una economía local cada vez más resentida.

 

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de locales en el día de hoy

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa y lea el diario completo edición impresa

RafaelaNoticias
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RPM

Lo último

mutualunion

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web