CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

La otra mirada

Moderno, inestable y frustrado

"Un ser humano o un equipo, necesita dar sentido a lo que hace, tener claro el por qué y para qué de los actos que compone su actividad cotidiana. El sueño no es un lugar para quedarse, sino un motor que nos pone en marcha", Jorge Valdano.


yo opino
sábado, 11 de noviembre del 2017 | 04:00Hs

Foto: D. Camusso
imagen

Por un lado la historia aporta confianza y orgullo, por otro lado provoca respeto e intimidación. No es lo mismo ponerse la camiseta de Atlético ahora que antes de la última década, tiempos en donde la crema se convirtió en gran protagonista del ascenso y logró dos veces llegar a Primera. El fútbol es respetuoso con la historia, el balón no. Este equipo de Lucas Bovaglio trata, en el decir del entrenador, de desplegar un fútbol moderno. Este viernes quedó claro que lo fundamental, tanto jugando moderno como antiguo, es saber jugar. Y el local no lo supo hacer. Su prestación en el primer tiempo fue decididamente pésima. Y en el segundo no mejoró su juego, pero tuvo actitud. Solo eso le sirvió al fútbol para darle lugar a la historia y entregarle un punto que nunca mereció. Es que este juego es definitivamente el más hermoso del mundo porque es impredecible, cambiante y, muchas veces, como en este partido, injusto. Almagro tenía todo para asegurarse la victoria en el primer tiempo, donde vapuleó al local, pero desperdició un sinnúmero de posibilidades y se fue al descanso apenas 1 a 0 arriba. Al regreso, su sentido de autodestrucción, la impericia de sus delanteros, y las ráfagas de Atlético le atenuaron el festejo.
Si usted quería ver anoche en la Crema sentido estético, debía mirar el diseño de las camisetas, los peinados milimétricos, los dibujos de las barbas. Si quería talento, miraba al banco donde se acomodaban los restos ilustres de Darío Gandín o alguna butaca donde, imagino, se sentaba la capacidad de Nico Castro. Si quería ataque, debía escuchar los comentarios que estallaban en las radios. Y si buscaba defensa, debía esperar por las declaraciones de los protagonistas tras el final del partido. Ahora, hablando en serio de fútbol, la realidad es que el único sentido que se hizo fuerte en la noche fue el de la frustración. Este resultado, pero fundamentalmente el rendimiento del equipo, dibuja una mueca de preocupación que había desaparecido tras la enorme victoria de la fecha anterior sobre San Martín en Tucumán.
Como se dijo, el balón no es respetuoso de la historia. Para ganar, más allá de la lógica de hacer más goles que el rival, hay que jugar mejor que este. ¿Cómo tratar de hacerlo? Es tema para el entrenador lograr ese sexto sentido. Póngalo en el contexto de los seleccionados. El sexto sentido del fútbol alemán es el muscular, el del italiano es la competitividad, el del argentino es el balón. Son distinciones, características salientes, columnas en las cuales apoyarse en caso de duda. Si soy alemán y no sé qué hacer, corro; si soy italiano y no sé qué hacer, muerdo, me defiendo y, en todo caso, no me resigno; si soy argentino y no sé qué hacer, intento dominar el balón. Vuelvo a esta realidad de Atlético en la B Nacional. ¿Qué hace como anoche, cuando no sabe qué hacer? Contra Almagro, nada. Tuvo dos hombres de ventaja y no hizo nada. No supieron hacerlo los jugadores. Y tampoco el entrenador.
El fútbol de Atlético tiene un sueño. Un sueño que se convirtió rápidamente en una injusta obligación. Hay que pelear el ascenso. Porque la historia mediana lo exige. Y porque este plantel de jugadores nos empuja a creer que se puede lograr. Pero ese sueño vive en una montaña rusa, por momentos llegamos a tocar el cielo con las manos y en otros vamos de cabeza al mismísimo infierno. Pero la pregunta que nos desvela es, con todo el plantel a disposición del entrenador o con buena parte de sus referentes en manos del doctor House, ¿a que juega este equipo? Moderno o antiguo, ¿a que juega? Y la segunda pregunta en orden pasa por ellos, los que parecen poner más atención en el peinado y el color de los botines que en su profesión de futbolistas profesionales, ¿Cuándo van a sacar la cara por el equipo y se van a jugar a ganador más allá de tácticas y determinaciones arbitrales? Porque si no lo hicieron anoche, ante un rival que se autodestruyó, desperdició una fortuna de situaciones y se quedó con dos hombres menos, ¿Cuándo piensan hacerlo?
Los grandes equipos se forman entre todos y muchas veces nacen tras pasar por situaciones límites. No es que la de anoche haya sido una de estas, pero la sensación de frustración es demasiado fuerte y golpeó a varios, entre los que me incluyo. Todos parecen pensar demasiado en el vértigo y pocos en el balón. Y, como se dijo, el balón no respeta la historia.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

Libertad
RPM

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web