CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Columna de opinión

Nuestro equipo del alma


yo opino
lunes, 31 de julio del 2017 | 04:00Hs

Foto: D. Camusso
imagen

"Desde la noche que sobre mí se cierne, negra como su insondable abismo, agradezco a los dioses, si existen, por mi alma invicta. Caído en las garras de la circunstancia, nadie me vio llorar ni pestañear. Bajo los golpes del destino mi cabeza ensangrentada sigue erguida. Más allá de este lugar de lágrimas e ira, yacen los horrores de la sombra, pero la amenaza de los años me encuentra, y me encontrará, sin miedo. No importa cuán estrecho sea el camino, cuán cargada de castigo la sentencia. Soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma", Invictus, poema breve escrito por el poeta inglés William Ernest Henley (1849-1903) en 1875, que da título a la película de Clint Eastwood, protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon, sobre el libro de John Carlín, "El factor humano". Nelson Mandela tuvo el poema escrito en una hoja de papel en su prisión, ayudándole a sobrellevar su encarcelamiento. 
Aquí en la tierra están jugando "futebol", canta el gran artista brasileño Chico Buarque en una de sus más bellas canciones. Y es así. En Argentina y en el mundo la pelota nunca deja de rodar, siempre hay algo por qué jugar. Este fin de semana, por ejemplo. Barcelona le ganó a Real Madrid en Estados Unidos, Boca a Nacional en Paraguay, PSG al Mónaco por la Supercopa de Francia, y además, jugaba el 9 por la Copa Santa Fe casi en el mismo horario de domingo que los encuentros de la Liga Rafaelina. Y había partidos definitorios en Primera C y B Metropolitana. Se juega en Rusia, en China y en Estados Unidos. Y supongo que en decenas de estadios, canchas y canchitas de cientos de sitios en todo el mundo. En la tierra se juega "futebol" y la pantalla se hace pelota. Al este y al oeste, como canta María Elena Walsh. En San Martín y en Puerto Madryn, donde se definía la Primera B Nacional. Ese torneo que deberemos transitar en la próxima temporada.
El dolor del descenso sufrido por la Crema fue atenuado por varias razones. La ilusión de un pronto regreso a Primera fue una de ellas. Sin embargo, lo peor que le puede pasar al equipo que finalmente armará Lucas Bovaglio y su cuerpo técnico, es cargar con la obligación de lograr el ascenso. En todo caso, esa obligación deportiva pasa por la necesidad de ser protagonistas en un torneo donde Atlético se ha ganado un lugar central por sus actuaciones en la última década.
Hay tres equipos que toman el centro de la escena en la historia del club. El que logró el ascenso al Torneo de Primera B Nacional y los dos que llegaron a Primera división. Solo el primero tiene que ver, en cuanto a su juego, con el histórico paladar negro del hincha de Atlético. Los otros dos, sobremanera el dirigido por Carlos Trullet, fueron tan determinantes y ganadores como pragmáticos y contundentes. Sin embargo, la manera de sentir el fútbol del hincha de estas tierras, se ha modificado por las condiciones en que transitó cada torneo, sus necesidades, y el exitismo del ambiente que también en estos lados enquistó su veneno.
¿Qué futbol podrá desplegar este nuevo Atlético? ¿Será finalmente ese equipo vertiginoso, solidario, con fuerte presencia de sus extremos y contundencia goleadora, idéntico a la reserva de Talleres que de la mano de Bovaglio se consagró campeona de su categoría? ¿Conseguirá Lucas eso en un torneo tan difícil como el que tendrá por delante? Lo que sí es seguro es que lo intentará. Un mensaje ya envió este sábado, cuando su primer bosquejo, con base juvenil y poco tiempo de trabajo, consiguió ganar ante un rival de menor categoría, pero de gran personalidad, orden táctico y dignidad. La primera lectura, más allá del resultado, es la necesidad de tiempo de trabajo y de refuerzos que permitan tener un plantel acorde a las exigencias. Tal vez en la próxima etapa de esta competencia podamos ya entrever a que jugará el nuevo Atlético.
Lo que viene por delante es un torneo tan duro como apasionante. Tiene en el banco la Crema a tres hombres que saben de qué se trata jugarlo y ganarlo y disponen del tan mentado sentido de pertenencia. Habrá que ver si son capaces de trasladarles todo esto a sus jugadores. Ni los hinchas, ni los dirigentes ni aquellos que forman la base parecen haber sentido el golpe de la caída como mortal. Y parafraseando a Henley, tienen el alma invicta, saben que son los amos de su destino y el capitán de sus almas. Tienen el desafío de buscar la hazaña de convertirse en el cuarto grande. De ser otro de nuestros equipos del alma.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

RPM
Libertad

Lo último

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web