municipalidad
CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Historia de fútbol: Club Atlético Piraña

Renacer en la tele

El club casi desconocido, de nombre curioso y difícil de olvidar, se convirtió de repente en popular gracias a un comercial de telefonía. Lo que parecía un minuto de ficción, se trata en realidad de una vida en el ascenso, la caída hasta casi desaparecer y un resurgimiento milagroso.


yo opino
lunes, 08 de enero del 2018 | 04:00Hs

"Su sueño es ver a Piraña de vuelta…", dice la mujer que observa a su esposo mirar un viejo diario y la pantalla de la computadora, donde se refleja el título conseguido por el equipo de sus amores en 1978. Es la publicidad de Telecom Personal, en la cual la familia decide utilizar el plan de megas libres para reunir a viejos jugadores del club emblema de la Primera D y sorprender al padre ofreciéndole el reencuentro con sus antiguos ídolos. El comercial de 1 minuto creado por la agencia J. Walter Thompson, tiene la música de "Sobreviviendo", de Víctor Heredia, en la versión de Leo Sujatovich, y actores "de verdad". Es que los futbolistas que con más pelo, menos kilos y rostros juveniles aparecen en la vieja foto blanco y negro del comercial, y que son localizados en el presente, son los verdaderos protagonistas de aquel equipo: Oscar Bianco, Víctor Impagliazzo, Antonio Cano Toledo y Néstor Minicci, entre otros. Ellos retrocedieron el calendario y se calzaron nuevamente la camiseta de Piraña para volver a pisar la cancha ubicada en Elía y Famatina, en el porteñísimo barrio de Parque Patricios.
Lo que parece solo un golpe publicitario para vender planes de telefonía, tiene como trasfondo la realidad. Piraña, aunque no lo parezca, no es un nombre de ficción. Su historia nace en 1942, cuando un grupo de vecinos oriundos del corazón de Parque de los Patricios, con Alcides Solé a la cabeza –futuro primer presidente de la entidad- decidieron reunirse con un objetivo en común: la fundación de un nuevo club de fútbol que conviviera con Huracán, ya existente en aquel barrio de Capital Federal. El 12 de septiembre marcaría una fecha especial en el almanaque de los vecinos lindantes al Estadio Tomás Adolfo Ducó. Piraña pasaría de ser un sueño a convertirse en realidad. La elección del nombre se le atribuye a Jaime Sarlanga, amigo del mandamás de la institución en los ’40, cuyo apodo se transformó en la denominación del "Tricolor", debido a la admiración que Solé mantenía por el exgoleador de instituciones como Ferrocarril Oeste y Boca Juniors, quien tuvo la posibilidad de cristalizar en sus ojos los primeros pasos de su tocayo amor, hasta que dejó este mundo en 1966.
Un largo tiempo debieron esperar futbolistas, socios e hinchas para ver materializada la participación del equipo en un torneo oficial. En 1961 consiguieron por fin la afiliación en la Asociación del Fútbol Argentino, que valió para comenzar su difícil travesía, con el claro objetivo de llegar a categorías de mayor envergadura. La Primera D, último eslabón del globo de la redonda en Argentina, sería el torneo en donde jugarían. Su primer partido por los puntos lo disputó frente a otra entidad recién adosada a las filas profesionales. El debut oficial del elenco de indumentaria principal color blanca con una raya roja y otra azul, fue ante Arsenal de Sarandí, con empate en uno, que significó tal vez el hito más importante de la joven historia de los patricienses.
Entrando al año 1965, un joven de 18 años presenciaba una de las pruebas de jugadores, al ir a acompañar a uno de sus amigos a la misma. Pobre él, flaco, enclenque y con frustradas pruebas en Los Andes y Racing Club, depositó sus anhelos en Piraña, al ser consultado sobre sus ganas de probar suerte en el picado. Héctor Casimiro Yazalde asombró a todos los espectadores y casi enseguida firmó su primer contrato junto a Delfín Edmundo Benítez, sobrino del goleador Delfín Machetero Benítez Cáceres, que militó en las filas de La Academia y el Xeneize. Más tarde Julio Grondona, encargado del fútbol en Independiente, contrató a Yazalde a cambio de 1.800.000 pesos, dinero que llevó a la construcción de la pileta de Piraña y a la explosión de la carrera del goleador, que militó en el Rojo hasta 1967 y luego viajó a Portugal para unirse al Sporting de Lisboa.
Piraña siguió jugando en Primera D hasta que en 1978 dio la gran sorpresa. El equipo que era dirigido por Marino Colágero clasificó para la ronda final por el título. A mitad de ese torneo, Sacachispas presentó una protesta masiva por infracción al reglamento referido a la edad de los futbolistas (no se podía alinear más de 4 jugadores mayores de 25 años). La AFA investigó y hubo sanciones. Entre los penados estuvieron 14 de los 15 clubes que disputaban la fase final: Justo José de Urquiza, Sacachispas, Midland, Cañuelas, Ituzaingó, Laferrere, San Miguel, Puerto Nuevo, General Belgrano, Argentino de Merlo, Brown, Victoriano Arenas, Central Ballester y San Martín. Piraña fue un canto a la honestidad. Y luego gritó campeón en un desempate frente a J.J. Urquiza que tuvo a Diego Maradona como testigo en la cancha de Argentinos Juniors, y compartió la C con Lanús. Dos temporadas después, ya descendido, concluyó en el último puesto de la D, quedó desafiliado y jamás volvió. A mediados de los noventas cerró sus puertas, el terreno fue usurpado por una banda narco y lo clausuró la justicia hasta que el 14 de enero de 2014, Sergio Torres, juez del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 12, le devolvió el club a los socios.
Oscar Bianco, hijo de uno de los fundadores, fue figura del equipo campeón que ascendió a la Primera C en 1978 y hoy preside al club. "Este reencuentro fue terrible, muy emotivo. Como tengo contacto con los muchachos, los fui ubicando y conectándolos con la gente de Telecom. Cuando vimos plasmado el aviso nos emocionamos más", le contó al diario Clarín. "Nunca imaginamos que tendría tanta repercusión. Nos llamaron de todos lados, hasta de España. Esto es un empujón más para nosotros que hace cuatro años volvimos a darle vida a Piraña", explicó. Ernesto Rostanzo es el vicepresidente, tiene 40 años y no alcanzó a verlo afiliado a la AFA, pero su papá, uno de los pioneros de la refundación, le transmitió el amor por los colores. "Mi papá se casó acá", recuerda. Ambos lideran el renacimiento. "Fue un acto de locura. Nos entregaron un lugar que era Kosovo y comenzamos a trabajar. El club está funcionando hace tres años porque tuvimos un año de reparación. Juntamos fondos para reestructurar todo lo que estaba hecho bolsa. También nos llevó tres años recuperar la personería jurídica, que es la de antes, no hicimos una nueva", rememora y agradece a la publicidad. "Generó que muchos se volvieran a acercar al club, algunos ni sabían lo que estábamos haciendo acá. Para muchos fue volver a verlo".
El club, que tuvo más de cinco mil socios, actualmente cuenta con 450 a los que les ofrece múltiples actividades, alquila su cancha de 11 y de futsal, organiza eventos que involucran a los vecinos y están edificando un vestuario para quienes usan la de once. "Todas las obras se hacen con dinero del club", aclara Rostanzo.
Para 2018 tienen una obsesión que podría cambiar el destino de Piraña: instalar césped sintético en la cancha principal. "Es la vaca lechera nuestra, más que los socios", se confiesa Bianco. Y explica: "Acá te llueve en invierno y no podés usar la cancha durante un mes, y sin poder alquilarla nada funciona. Estamos abocados a hacer la cancha de césped sintético pero sale casi 200.000 dólares. Nosotros queremos usarla con libertad para nuestros juveniles. Estamos trabajando para que Piraña vuelva a jugar en la D", se esperanza Rostanzo.
La afiliación a AFA parece lejana, obligados a alquilar una cancha para hacer de local porque la suya no cumple con las medidas oficiales, sin plantel ni estructura para que sus jugadores se entrenen e incapacitados para afrontar los costos de una aventura semejante. Pese a todo se ilusionan mientras se sorprenden por la explosión de popularidad. "Ohhh, soy Pirañaaa. Ohhh, soy Pirañaaa…" suena el cantito de tribuna con producción televisiva, mientras las imágenes van y vienen mezclando aquellos rostros jóvenes con estos maduros de hoy. Hasta que la última toma muestra las espaldas anchas de los futbolistas eternos levantando sus brazos al cielo en una amalgama con los de los hinchas que hacen lo mismo en los pocos tablones de la tribuna baja. Una postal genuina de fútbol.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa y lea el diario completo edición impresa

RPM
RafaelaNoticias
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
libertad

Lo último

mutualunion

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web