estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

Columna de opinión

Tristeza nâo tem fim


yo opino
lunes, 05 de diciembre del 2016 | 04:00Hs

Foto: D. Camusso
imagen

"La tristeza no tiene fin, la felicidad sí. La felicidad es como una gota de rocío en un pétalo de flor. Brilla tranquila, después oscila levemente y cae como una lágrima de amor. La tristeza no tiene fin, la felicidad sí", A Felicidade, Antônio Carlos Brasileiro de Almeida Jobim (1927-1994), Tom Jobim.
Suenan juntos como una letanía Vinícius, Toquinho y María Creuza. "Tristeza não tem fim. Felicidade sim. A felicidade é como a gota. De orvalho numa pétala de flor…" como fondo suave para potenciar aún más este sentimiento desolador. Nunca coincide tanto el decir de Vinicius. Tristeza no tiene fin. Las tragedias deportivas son eventos desoladores e inabarcables. Al dolor de la pérdida humana, siempre irremplazable, se le suma el sentimiento de angustia colectivo por la devastación institucional. Y porque el que sufre no es un poderoso, no, es el pequeño que llega a las puertas de la consagración y en ese momento el mundo le cae encima. No tiene final de película, aunque nos consolemos pensando que este sacrificio servirá para construir una leyenda e impulsar a que se cuide más la vida.
Cuenta Ezequiel Fernández Moores que los autos circulaban por Chapeco en estos días a diez kilómetros por hora, no tocaban bocina y todos hablaban en voz baja. Y que Chapecoense, equipo humilde y hambriento, de fútbol obrero y colectivo, símbolo de una pequeña ciudad, agradece tanta solidaridad. Atlético Nacional pidió que la Sudamericana sea otorgada a Chapecoense. En Brasil, los equipos más poderosos solicitaron que "Chape" no descienda. Y anuncian que le cederán jugadores sin cargo. Chapecoense, que no tenía cancha y vendía rifas en sus primeros años para pagar salarios, no solo perdió jugadores. Perdió también fundadores, dirigencia, cuerpo técnico e hinchas. En decenas de partidos los futbolistas se abrazan ante un silencio sepulcral para recordarlos. El fútbol, un mundo de egoísmos, se conmueve y deja expuesta su mejor cara.
Entre las tantas tragedias del deporte, hay una, menos recordada, que sucedió exactamente un 29 de noviembre. Fue en 1975. Cuando dos pilotos (uno de ellos el excampeón de F.1 Graham Hill, que manejaba el avión con licencia vencida) y otros cuatro miembros del equipo Embassy Hill se mataron cerca de Londres. ¡Cómo no recordar a los rugbiers uruguayos en los Andes! La más impactante fue acaso la tragedia de Superga en 1949, la caída del avión en el que viajaba el Gran Torino, dominador del calcio en los años 40, campeón en 1947-48 con 125 goles en 40 partidos, vencedor de una mítica selección de Hungría y base de la selección italiana que, tras la guerra, era candidata a ganar en 1950 en Brasil su tercer Mundial seguido. Sin Superga, escribió una vez Enric González, acaso no habría habido Maracanazo ni catenaccio. Otro equipo (Italia, no Brasil) hubiese sido el primer tricampeón mundial y hubiese sido Torino, no Juventus, el símbolo más poderoso del fútbol turinés.
Lo cierto es que todo se redimensiona ante la tragedia. Cuesta titular como drama futbolero a la derrota de Atlético este sábado ante Defensa y Justicia, que lo pone nuevamente cara a cara con el descenso. Basta entonces decir que se trata de una caída que sigue a una victoria que fue esperanzadora, como la conseguida ante san Martín en San Juan. Se asegura que en los vestuarios, los futbolistas se suelen cambiar con música que los motiva. Cada uno tiene su estilo. Pareció que los jugadores de la Crema escucharon este sábado ese Bossa Nova de Jobím con mayor influencia del jazz que del samba, y que la tristeza los invadió irremediablemente desde el comienzo del partido. Entre el calor, la humedad pegajosa del ambiente y ese sentimiento desolador del minuto de silencio se construyó la caída anímica del equipo. Con exasperante ausencia de fútbol y una impotencia recurrente en el área rival, se perdió ante un rival mediocre que venía de cinco partidos sin ganar. Queda claro que el "miedo escénico", aquella definición de Jorge Valdano que define con certeza el estado de turbación al cual sometía el equipo local al visitante, no tiene valor en el Monumental.
Se dejaron nuevamente en el camino, como ante Colón y Talleres, tres puntos que hoy cambiarían todo en ambas tablas. Está claro que este equipo no es el del comienzo del torneo, fundamentalmente por el rendimiento colectivo e individual. Pero cuesta hablar de drama deportivo. Veníamos de una goleada a favor como visitantes pero "la felicidad es como una gota de rocío en un pétalo, que brilla, oscila y cae". Demasiado fugaz. En cambio tristeza no tiene fin. Las tragedias redimensionan todo y cuesta hablar de drama deportivo. Aunque lo haya.

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de yo opino en el día de hoy

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


Minuto a minuto

CAMARA DE DIPUTADOS DE SANTA FE

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web


Farmacias de turno

  • Puig

    Av. Brasil 470 - (03492) 428603
    De 8:00hs a 00:00hs

  • Dardati

    Lavalle 64 - (03492) 422024
    De 8:00hs a 08:00hs

  • Fogliatti

    Bv. H. Yrigyen 1338 - (03492) 452583
    De 8:00hs a 08:00hs