hacernosune
CentroAsistencial
estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

Votá la noticia

primera parte

Un piloto de clase internacional


deportes
miércoles, 13 de septiembre del 2017 | 04:00Hs

Al revés que su amigo y rival de la misma época Eugenio Castellotti, Luigi Musso era un piloto de gran estilo, de la escuela. Achille Varzi más bien que de la Vincenzo Lancia o Tazio Nuvolari.
Piloto, oficial de la Ferrari, que nació en Roma el 28 de julio de 1924 y murió el domingo 6 de julio de 1958, a consecuencia de las heridas sufridas al accidentarse con uno de aquellos rojos monoplazas, el Dino 246, sobre el circuito de Reims, durante el desarrollo del XLIV Grand Prix del Club de Francia, a donde llegaba en tercera posición de la clasificación provisional del campeonato del mundo con 12 puntos, tras Hawthorn y Moss.

 
Le llegaría su primera victoria de fórmula 1, en el IV Grand Prix de la República Argentina 1956, carrera que secundó al maestro Fangio en un Lancia/Ferrari D50, Fangio tomó el nº 34 de Musso a regañadientes de Luigi, que en ese momento se hallaba 6º, a 1 mn 48 s del 1º, el Maserati de Carlos Menditeguy.
 A pesar de un trompo del que salió empujado por espectadores, el genial Fangio continuó con su remontada, para acabar ganando el Gran Premio en 3 h 0 mn 3,7 s a 127,76 Km/h. Nello Ugolini, jefe de competición en la Maserati, reclamó por aquella ayuda, pero la Comisión Deportiva del Automóvil Club Argentino falló a favor de Fangio. Con ello, Musso confirmaba su primera victoria compartida en un Grand Prix, lo que le valía 4 puntos.
Pero esta victoria sería al final su única en Grand Prix para Musso, puesto que tuvo el infortunio de coincidir en su trayectria    con dos superases, Fangio y Moss.


Musso se salió al comienzo de la 10ª vuelta, en la rápida Curva del Calvario que tomó a fondo en su desesperado intento por no perder la estela del líder de la prueba, su compañero de equipo Mike Hawthorn, invencible sobre el rápido circuito. Entre Musso y Hawthorn, que encabezaban la parrilla de salida, había una cierta rivalidad, lo que llevó al veterano piloto a excederse en sus esfuerzos y fallar al tomar de la citada curva a la  derecha, al final de la larga recta de tribunas, y que MUSSO se arriesgó a tomar a fondo con fatal resultado
Aunque no hay que hacerle demasiado caso, Enzo Ferrari revela que, el año anterior, Fangio había informado a Musso de que se podía ganar medio segundo tomando la curva a fondo. Sin embargo, en 1958 los Dino 246 eran 40 HP más potentes y mas rápido, Luigi se dio cuenta, durante los entrenamientos, de que había que levantar un poco el pie. Pero, ya en carrera, viéndose impotente para recuperar el rebufo de Hawthorn, veinte metros por delante, no levantó. El Ferrari, a 260 Km/h o más, salió derrapando de las cuatro ruedas, y cayó en el cunetón, saltó y se estrelló contra el terreno, expulsando al piloto. Musso fue trasladado al Hospital de Reim donde diagnosticaron fractura de cráneo y de columna vertebral, así como estallido del hígado, con lo que falleció a las pocas horas, cuando llegaba la noche.
Luigi Musso había debutado en 1950 en categoría 750 cm3, ganando, campeonatos nacionales en 1953, 1955 y 1957.
Desde 1953 era oficial de la Maserati. Esa temporada quedó 2º en el Circuito di Reggio Calabria.
Se inició en la fórmula 1 en el Grand Prix de Italia 1953, donde se clasificó 7º con el Maserati A6GCM.
Con los sports Maserati A6GCS 2,0 l, en 1954 fue 4º en el Giro di Sicilia y 3º en La Mille Miglia, ganó el Gran Premio de Nápoles, terminó 2º en la Targa Florio y en el Giro dell’Umbria, y 3º en Imola y Senigallia.
En agosto venció en el XXIII Circuito di Pescara, prueba de fórmula 1 no puntuable para el campeonato del mundo FIA, ante el príncipe Bira (Maserati 250F), Harry Schell (Maserati A6GCM), Jorge Daponte (Maserati A6GCM), Jean Behra (Gordini T16) y el argentino Clemar Bucci (Gordini T16).
 En octube fue 2º en el Grand Prix de España 1954 con el Maserati 250F, entrando a algo más de un minuto del Ferrari 553, de Hawthorn. Con este único resultado, en el campeonato del mundo de pilotos de fórmula 1 FIA quedó 7º, empatando con Roberto Mieres y Giuseppe Nino Farina.
MUSSO era piloto oficial de la Maserati desde 1953.
Con la Maserati A6GCS 2,0 litros spider, corrió las Mil Millas 1954, 3º scratch 2º de clase sport 2,0 l, tras el Ferrari del vencedor Alberto Ascari Tras entrar 7º en el Grand Prix de la República Argentina 1955 con el Maserati 250F Nº 7, En el Gran Premio Supercortemaggiore compartiendo un Maserati 300S con Jean Behra.
En fórmula 1, con el Maserati fue 7º en Spa, 3º en Zandvoort y 5º en Aintree, 8º en el mundial, empatado con Behra, después de lo cual fue fichado por Enzo Ferrari para 1956.
Enseguida le llegaría su primera victoria de fórmula 1, en el IV Grand Prix de la República Argentina 1956, carrera que secundó al maestro Fangio en un Lancia/Ferrari D50, Fangio tomó el nº 34 de Musso a regañadientes de Luigi, que en ese momento se hallaba 6º, a 1 mn 48 s del 1º, el Maserati de Carlos Menditeguy.
A pesar de un trompo del que salió empujado por espectadores, el genial Fangio continuó con su remontada, para acabar ganando el Gran Premio en 3 h 0 mn 3,7 s a 127,76 Km/h.
 Nello Ugolini, jefe de competición en la Maserati, reclamó por aquella ayuda, pero la Comisión Deportiva del Automóvil Club Argentino falló a favor de Fangio. Con ello, Musso confirmaba su primera victoria compartida en un Grand Prix, lo que le valía 4 puntos.
Pero esta victoria sería al final su única en Grand Prix para Musso, puesto que tuvo el infortunio de coincidir en su trayectria con dos superases, Fangio y Moss.
Por lo demás, una racha de mala suerte le llevó a abandonar o accidentarse en los restantes Grands Prix de la temporada 1956. En Mónaco partía desde la 2ª plaza de la parrilla, pero se salío de la calzada en la 2ª vuelta. En Alemania le tuvo que ceder su auto a Castellotti, que lo accidentó. Y en Italia abandonó.
En los III Mil Kilómetros de la Ciudad de Buenos Aires 1956, MUSSO hacía equipo con Collins en el Ferrari nº 44, que se detuvo en la vuelta 61ª por la rotura de la transmisión.
La carrera la ganaron Moss/Menditeguy con  Maserati , seguidos de Gendebien/Hill Ferrari 3,5 l , 1º de clase más de 3,0 l, de Behra/González Maserati 3 , DeTomaso/Tomasi Maserati 2,01. La vuelta más rápida corrió a cargo de Peter Collins: la 52ª, en 3 mn 26,4 s, a 165,0 Km/h. Pero, como hemos visto, el Ferrari nº 44 de Collins/MUSSO abandonaba 9 vueltas después.
En la Temporada Argentina 1956, después del Grand Prix y de los 1.000 Km de la Ciudad de Buenos Aires se celebró otra prueba de monoplazas sobre el Autódromo Presidente Perón de Mendoza, ganada por Fangio seguido de Moss, y en la que MUSSO se estrelló contra la valla.
En el siguiente Gran prix las 12 Horas de Sebing, el 24 de marzo, Musso se clasificó 2º, compartiendo con Harry Schell un Ferrari 3,5 l, dos vueltas por detrás de los ganadores, Fangio/Castellotti con Ferrari 3,5 l.
El siguiente 29 de abril volvía a fichar 3º en una lluviosa Mille Miglia, tras Castellotti y Collins/Klemantaski, corriendo, esta vez sin navegante, con el Ferrari 850 Monza.
Dos semanas más tarde, durante los 1.000 Km de NürburgRing del 27 de mayo, nuestro hombre sufrió otra salida de pista con vuelco que estuvo punto de ser muy grave, pero se saldó con una fractura de brazo.que le mantendría inactivo más de dos meses.
Así que el siguiente 5 de agosto, ya repuesto, pudo disputar el Grand Prix de Alemania sobre el mismo circuito. En aquella época el reglamento aún permitía cambiar de auto dentro de la misma escudería o de la misma marca, y MUSSO fue obligado a ceder su Lancia/Ferrari  a Castellotti, que había averiado el encendido del Lancia/Ferrari, se accidentó en la vuelta 13ª.
En el Grand Prix de Europa y de Italia 1956, el 2 de setiembre en Monza, a Fangio le bastaba terminar la carrera en los puntos para obtener su cuarto título mundial, por lo que planeó pactar una tregua con sus team-mates Musso y Castellotti, sabedor de que los Englebert de los Lancia/Ferrari daban peor juego que los Pirelli de los Maserati rivales. Fangio les propuso marcar el ritmo durante la carrera, que harían los tres agrupados en cabeza, dejando libertad de acción en la última vuelta. Pero los dos italianos querían brillar ante su público y partieron como cohetes, con el resultado de que en la 5ª vuelta tuvieron que entrar para reponer las ruedas traseras. El otro piloto que optaba al título no era sino el también ferrarista Peter Collins, y el team manager Eraldo Sculati tenía previsto que si tanto Fangio como Collins necesitaban cambiar de auto, debían apropiarse del de DePortago, el quinto ferrarista. Pero DePortago había reventado un neumático en la 6ª vuelta, dañando la suspensión del Lancia/Ferrari nº 30, que quedaba fuera de uso. Marchando 2º tras Moss, Fangio parecía tener el título en la mano hasta que se le rompió una bieleta de la dirección. Pudo llegar al box, pero allí no logró que ni Castellotti ni Musso le cedieran sus monoplazas. Viendo que se le escapaba el campeonato, casi no dio crédito a lo que veía cuando Collins, detenido para cambiar neumáticos, saltó del cockpit y le ofreció su Lancia/Ferrari nº 26.
Con este noble gesto, Peter Collins perdía su opción al título. Perdió incluso el subcampeonato, que le arrebató Moss, ganador de la prueba con el Maserati nº 36. Ni Castellotti ni Musso pudieron terminar la carrera. El Lancia/Ferrari nº 26 de Collins/Fangio entró 2º, con lo que el campeonato quedaba así: 1º Fangio con 30 puntos, 2º Moss con 27 puntos, 3º Collins con 25 puntos. Collins no volvería a tener la oportunidad de ganar el título mundial FIA, matándose con un Ferrari en 1958. Por su parte, Musso terminó 9º el campeonato 1956, empatado con Hawthorn.
Enzo Ferrari aleccionaba a MUSSO, Castellotti y Collins.
Fangio no admitía esas lecciones, y a fin de 1956 abandonó la Scuderia, en la que siempre había actuado como semi-independiente, con su propio criterio
 En 1957 figura Musso en el equipo vencedor de los 1.000 Km de Buenos Aires (circuito de La Costanera, junto con Castellotti, Perdisa y Gregory, a 162,18 Km/h) y logra también una destacable victoria en otra carrera, el Gran Premio de Reims, celebrado una semana después del Grand Prix del A. C. de Francia en Rouen donde había sido 2º, tras Fangio; pero la vuelta rápida se la anotó Musso esta vez. Luigi acabó en Reims a 198,6 Km/h de velocidad media, otorgando, de esta forma, la primera victoria al Ferrari Dino 156 de fórmula II. Ese mismo año sería 2º en Siracusa, 2º en Gran Bretaña, 4º en Alemania NürburgRing, 8º en Italia en Monza

¿Qué te pareció la nota?

estrella
estrella
estrella
estrella
estrella

¿Qué te generó la nota?

Más notas de deportes en el día de hoy

Libertad
RPM

Lo último

21K Rafaela

El diario de hoy

Haga click sobre la tapa que desee, para leer el diario completo edicion impresa


mutualunion
RadioUniversidad
RadioRivadavia
RadioMitre
RafaelaNoticias

5RTv El canal de Santa Fe en vivo

Tabla de posiciones

Ediciones anteriores

Desde aquí puede ver cualquier edición del diario directamente desde la web